Frases de Fidel

Frases de Fidel......Eso es lo que no pueden perdonarnos, que estemos ahí en sus narices ¡y que hayamos hecho una Revolución socialista en las propias narices de Estados Unidos.......El Partido es hoy el alma de la Revolución......Ser internacionalista es saldar nuestra propia deuda con la humanidad......Nunca nos dejaremos arrastrar por la vanidad y por la ambición, porque –como dijo nuestro Apóstol– “toda la gloria del mundo cabe en un grano de maíz......Una revolución solo puede ser hija de la cultura y de las ideas......Pronto seré ya como todos los demás. A todos nos llegará nuestro turno, pero quedarán las ideas de los comunistas cubanos
Frases de José Martí.....La gratitud, como ciertas flores, no se da en la altura y mejor reverdece en la tierra buena de los humildes......Ayudar al que lo necesita no sólo es parte del deber, sino de la felicidad.....Buscamos la solidaridad no como un fin sino como un medio encaminado a lograr que nuestra América cumpla su misión universal.....Las verdades elementales caben en el ala de un colibrí.....El único autógrafo digno de un hombre es el que deja escrito con sus obras.....La palabra no es para encubrir la verdad, sino para decirla.....

¿Qué peligros entraña para Cuba el aumento del nivel medio de mar?



Fue Fidel un hombre cuyo pensamiento siempre estuvo un paso adelante de los acontecimientos que movían al mundo. Gracias a esa capacidad de anticipación, pudo nuestra obra social mantenerse en pie frente a las más disímiles adversidades de índole económica, social e incluso, climatológica.

Este último aspecto formó parte siempre de sus preocupaciones más acuciantes, por el peligro inminente de que el ser humano destruya el mundo en el que vive. Fue por eso que, en el año 2007, partiendo de estudios desarrollados a nivel nacional e internacional y las alertas derivadas del proactivo carácter del Comandante en Jefe, el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente elaboró un mapa que recogiera las afectaciones, para Cuba, del aumento progresivo del nivel medio del mar.
Aunque en aquel entonces se cumplió la encomienda, quedó demostrado que era insuficiente la información al respecto. Por ese motivo surge el Macroproyecto Escenarios de peligro y vulnerabilidad de la zona costera cubana, asociados al ascenso del nivel medio del mar, para los años 2050-2100.
El abarcador campo de estudios que propone sirvió de plataforma también para otras importantes voluntades, como el Plan del Estado para el enfrentamiento al cambio climático, Tarea Vida.
PROYECTOS QUE CONFORMAN LA IDEA MAYOR
Hace 100 000 años, el mar se encontraba 130 metros por debajo de su nivel actual. Este es un fenómeno lógico, que parte de ciclos naturales. Sin embargo, la agresión indiscriminada de la especie humana a los entornos costeros ha acelerado la situación, hasta llevarla a niveles que en algunos años serán críticos.
Trece importantes proyectos tributan a este empeño, y abarcan desde la evaluación de la situación a corto, mediano y largo plazo de nuestras barreras costeras naturales, hasta las vulnerabilidades relacionadas con asentamientos ubicados en áreas de playa y número de personas afectadas. Lamentablemente, los resultados no son alentadores.
A su paso por el balcón del oriente, como parte de intercambios con los Consejos de Administración Provinciales, Sergio Lorenzo Sánchez, investigador del Instituto de Ciencias del Mar y coordinador del Macroproyecto, ofreció a este medio de prensa un cúmulo de información que permite visualizar el reto al que nos enfrentamos.
Los manglares son la tercera barrera de protección de nuestras costas y la primera para el territorio emergido, por lo tanto, es imprescindible saber cómo van a responder al incremento del nivel medio del mar. De acuerdo con el especialista, hay una franca tendencia a la disminución de la cobertura de manglares en Cuba, asociada, además de a este fenómeno natural, a la tala indiscriminada y el mal manejo de recursos.  
Algo similar sucede con las crestas arrecifales (o de arrecifes), que constituyen la primera gran barrera de protección de nuestras costas ante la fuerza de las olas.
«Si no protegemos estas formaciones, los pastos marinos, los manglares y todo lo que viene después sufrirá grandes afectaciones. Las crestas arrecifales nos protegen del oleaje de los fenómenos meteorológicos extremos. Está demostrado que, en buen estado, son capaces de disipar hasta el 97 % de la energía del oleaje. Cuba está perdiendo el 10 % anual de cobertura de coral vivo. Eso quiere decir que en los próximos 30 años nuestras crestas perderán su máxima capacidad de disipar la energía del oleaje».
Asociados a estos estudios existen otros que también encienden una alerta roja y no es necesario esperar al 2050 o al 2100.
«En los estudios de geología y geomorfología lo que ha predominado es que hay un retroceso de la línea de costa, o sea, el mar está ocupando territorio emergido, de 1,5 a dos metros anualmente. Por otra parte, existen lecturas de la Red Mareográfica Nacional que demuestran un incremento de 2,14 mm por año en la aceleración del aumento del nivel  medio del mar», continuó Lorenzo Sánchez.
Por la tecnología que se requiere para ello, las mediciones barométricas (presión atmosférica) y la estimación de las corrientes marinas implican un alto costo para nuestro país. Sin embargo, pueden catalogarse de imprescindibles, pues las corrientes marinas rigen el clima del planeta y, por consiguiente, el del archipiélago cubano. Ambos aspectos se incluyen  en el Macroproyecto, como  otros, también indispensables para la adaptación al fenómeno.
«Se estudia la evolución de las playas, su respuesta ante el incremento del nivel medio del mar. Un inventario realizado por el proyecto demuestra que algunas playas ya han desaparecido y que esa es la tendencia que se mantiene. También se modelan los escenarios de inundaciones, para ese futuro en que se habrá trasladado la línea de costa 27 cm hasta el 2050 y 85 cm hasta 2100. Ello implica que el territorio emergido de Cuba debe perder alrededor de un 6 %.  
«Se profundiza en las vulnerabilidades relacionadas esencialmente con los asentamientos costeros. En el periodo que comprende el proyecto, 121 de ellos deben ser afectados y es probable que el número crezca. Pero no se queda solo ahí, sino que se determina incluso la cantidad de personas que van a ser perjudicadas y el número de manzanas en cada comunidad», afirma el especialista.
En estos tiempos en que el agua potable es tan escasa, el término intrusión salina se ha hecho cada vez más frecuente. Aunque las lluvias ayudan a contrarrestarla, y en el 2017 ha existido un alivio en ese sentido, durante los diez años del proyecto, este fenómeno ha coincidido mayormente con la sequía. Por ese motivo, Lorenzo Sánchez aseveró que en todos los municipios costeros visitados es apreciable esta afectación.
Con el fin de determinar los escenarios de peligro y vulnerabilidad de la zona costera cubana, asociados al ascenso del nivel medio del mar, la acidificación de los océanos es otra tendencia a nivel mundial que no puede despreciarse.
«Todo lo que vertemos a los océanos y los gases de efecto invernadero provocan que el PH de las aguas descienda y eso es un indicador de acidificación acelerada. Las comunidades marinas no tienen tiempo de adaptarse y por lo tanto, mueren. Aunque en nuestro país no se observa todavía, las bahías de La Habana y Santiago sí muestran ciertas vulnerabilidades en ese sentido, producto de la contaminación, provocada lógicamente por el ser humano», puntualizó.

HACER ANTE UN COMPLEJO ESCENARIO
El principio elemental para las acciones radica en el conocimiento y el entendimiento de la problemática, sin eso, la eficacia es imposible. Esa es la razón por la que, más allá de una voluntad estatal, resulta imprescindible divulgar el resultado de estos estudios y sobre todo, llevarlos hasta cada uno de los actores sociales y decisores.
«Todo lo que hacemos complementa una evaluación detallada de las vulnerabilidades ecológicas, económicas y sociales que traen aparejadas estos nuevos escenarios. Esa información se le presenta a la máxima dirección del país. Incluso, el propio General de Ejército Raúl Castro Ruz nos solicitó que estos resultados se socializaran en cada uno de los municipios costeros de nuestro país, para evitar de esa manera que se quedaran engavetados los estudios sin cumplir su verdadera función».
Cuba se preocupa y ocupa de asegurar el futuro de su pueblo ante el cambio climático y sus consecuencias. Entender los fenómenos asociados a él, como el aumento del nivel medio del mar y readaptarse frente a esta amenaza, es un camino en el que aún queda un largo trecho que transitar.
EN CONTEXTO
- La ministra de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente de Cuba, Elba Rosa Pérez, defendió el pasado martes 12 la importancia del financiamiento público en la lucha contra el cambio climático, al participar en la cumbre internacional One Planet, celebrada en Francia.

- En declaraciones a Prensa Latina,  explicó que Cuba considera clave elevar el financiamiento para enfrentar los problemas ambientales, y las fuentes públicas son fundamentales en este sentido.
- De acuerdo con la Ministra, «si bien se movilizan esfuerzos a nivel global para que distintas fuentes contribuyan a las finanzas para el clima, no podemos sobredimensionar el papel de los flujos privados, pues son muy inestables y volátiles».
« Cuba ha decidido ampliar su cooperación con los países miembros de la Caricom (Comunidad del Caribe) en el enfrentamiento al cambio climático», puntualizó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores

Lo más visto