Frases de José Martí.....La gratitud, como ciertas flores, no se da en la altura y mejor reverdece en la tierra buena de los humildes......Ayudar al que lo necesita no sólo es parte del deber, sino de la felicidad.....Buscamos la solidaridad no como un fin sino como un medio encaminado a lograr que nuestra América cumpla su misión universal.....Las verdades elementales caben en el ala de un colibrí.....El único autógrafo digno de un hombre es el que deja escrito con sus obras.....La palabra no es para encubrir la verdad, sino para decirla.....

Saludos

sábado, 10 de diciembre de 2016

Aquí o allá, me conformo en pensar que él sigue inmortal como siempre lo creí




Tras la desaparición física de nuestro Comandante en Jefe, Fidel Castro, solo escribí dos pequeños trabajos para este blogs, realmente pienso que cualquier calificativo que demos a ese ser humano será muy poco o nada, ante la talla de un hombre que puso la utilidad de su virtud con todos y por el bien de todos.

Todavía, cuando pienso en su partida no lo puedo creer, y en más de una ocasión aguardaré por uno de esos artículos que de vez en cuando nos regalaba, y en los cuales hacía derroche de uno de los pensamientos martianos presentes en él: “Patria es Humanidad” .
Hoy en estas líneas, luego de 15 días de su fallecimiento deseo compartir con todos los lectores de mi blog, un mensaje recibido desde el exterior, a través del correo, y creo que en él se sintetiza el sentir de cubanas y cubanos que desde otros confines han sufrido la irreparable pérdida.
Anita
Supe desde el mismo instante la muerte de Fidel, no lo quería creer, yo nunca había pensado en que él algún día podía dejar de existir, para mí él era un ser inmortal. Supe enseguida de los festejos que por su partida hicieron un poco más al Sur, de donde yo me encuentro ¡!Infelices ¡! Ya la historia se encamina a pasarle la cuenta a esos desmadrados.
Solo eran un puñado, en su gran mayoría los octogenarios decrépitos, contemporáneos del dictador Batista, otros más jóvenes que si hoy saben escribir y andar es gracias a que en Cuba hubo un Fidel y una Revolución.
Me puedes creer que mis lágrimas van por dentro, tal vez si brotan serán en silencio, sin abolengo, pero con todo el respeto que merece un Padre, y no un Padre cualquiera, si no el Padre de cinco o seis generaciones.
Aquí o allá, me conformo en pensar que él sigue inmortal como siempre lo creí. Hay que seguir  palante . Te abrazo  fuerte, yo sé que también lo amas.
Así termina el mensaje que me sacó lágrimas, y deseo al compartirlo con todos mis lectores rendir homenaje a quienes desde el silencio, en cualquier parte del mundo han sufrido y llorado a nuestro invencible y eterno Comandante en Jefe.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario