Frases de José Martí.....La gratitud, como ciertas flores, no se da en la altura y mejor reverdece en la tierra buena de los humildes......Ayudar al que lo necesita no sólo es parte del deber, sino de la felicidad.....Buscamos la solidaridad no como un fin sino como un medio encaminado a lograr que nuestra América cumpla su misión universal.....Las verdades elementales caben en el ala de un colibrí.....El único autógrafo digno de un hombre es el que deja escrito con sus obras.....La palabra no es para encubrir la verdad, sino para decirla.....

Frases de Fidel

Frases de Fidel......Eso es lo que no pueden perdonarnos, que estemos ahí en sus narices ¡y que hayamos hecho una Revolución socialista en las propias narices de Estados Unidos.......El Partido es hoy el alma de la Revolución......Ser internacionalista es saldar nuestra propia deuda con la humanidad......Nunca nos dejaremos arrastrar por la vanidad y por la ambición, porque –como dijo nuestro Apóstol– “toda la gloria del mundo cabe en un grano de maíz......Una revolución solo puede ser hija de la cultura y de las ideas......Pronto seré ya como todos los demás. A todos nos llegará nuestro turno, pero quedarán las ideas de los comunistas cubanos

jueves, 17 de septiembre de 2015

El Papa que viene del sur



Por: Roberto Morejón

Miles de filipinos congregados en Manila para saludar al Papa Francisco en enero pasado señalaron, asombrados, hacia el modesto auto en el que el Sumo Pontífice llegaba al Palacio Presidencial.
Más allá de la anécdota, los analistas resaltaron que el Papa argentino era consecuente con su condición de “teólogo del pueblo” y bienhechor de una justa distribución de los frutos de la tierra y del trabajo humano.


En correspondencia con esa postura, el Soberano del Estado de la Ciudad del Vaticano aboga porque el capital no disponga sobre los hombres, sino los hombres sobre el capital, y llama a humanizar la economía para hacer compatibles la solidaridad y la eficiencia.
En una reunión en Roma con representantes del sector bancario, destacó la importancia de “hacer crecer la economía de la honestidad y luchar contra la corrupción”.
En Manila había rechazado todas las formas de corrupción porque ese mal “desvía los recursos destinados a los pobres”, en lo que algunos interpretaron como una alusión a un fenómeno que avanzó en Filipinas, minada por la pobreza.
Precisamente, el alza de la desigualdad y la pobreza ocupa la atención del Pontífice Supremo de la Iglesia Universal porque, en sus palabras, pone en riesgo la misma democracia que debe ser “inclusiva y participativa, con un mercado que sea equitativo”.
Para velar por ello el Papa Francisco sentenció en octubre pasado que “el Estado de derecho social no debe ser desmantelado, sobre todo el derecho fundamental al trabajo”.
Y en este aspecto de la realidad social y económica del mundo es oportuno poner de relieve el interés que despierta en el Primado de Italia el desempleo juvenil.
En entrevista al periódico español “La Vanguardia” confesó su alarma por índices “que en algunos países superan el 50 por ciento. Es una barbaridad”, acotó.
Tanto esta como sus restantes ideas generan suma atención, como ocurrió en su visita a países latinoamericanos este año.
En Bolivia, el Papa argentino renovó sus críticas a la “avidez desenfrenada por el dinero” y al “nuevo colonialismo” enraizado con el sistema económico.
“Queremos un cambio, un cambio real, un cambio de estructuras. Este sistema ya no aguanta”, aseveró el orador llegado de Roma.
Era suficiente para que alabarderos del gran capital desataran una sorda resistencia porque, según Greg Gutfeld, de la cadena de televisión estadounidense Fox News, Francisco es hoy “el hombre más peligroso del planeta”.
Irrita a estos defensores de que los bancos traten a las personas “sólo como un bien económico”, como arguye el Papa, que Francisco sea el pontífice que viene del Sur y conozca a los desheredados.
Son estos últimos sus principales oyentes, aunque no los únicos, porque entusiasma que una personalidad de talla mundial llame a cada cosa por su nombre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario