Frases de José Martí.....La gratitud, como ciertas flores, no se da en la altura y mejor reverdece en la tierra buena de los humildes......Ayudar al que lo necesita no sólo es parte del deber, sino de la felicidad.....Buscamos la solidaridad no como un fin sino como un medio encaminado a lograr que nuestra América cumpla su misión universal.....Las verdades elementales caben en el ala de un colibrí.....El único autógrafo digno de un hombre es el que deja escrito con sus obras.....La palabra no es para encubrir la verdad, sino para decirla.....

Frases de Fidel

Frases de Fidel......Eso es lo que no pueden perdonarnos, que estemos ahí en sus narices ¡y que hayamos hecho una Revolución socialista en las propias narices de Estados Unidos.......El Partido es hoy el alma de la Revolución......Ser internacionalista es saldar nuestra propia deuda con la humanidad......Nunca nos dejaremos arrastrar por la vanidad y por la ambición, porque –como dijo nuestro Apóstol– “toda la gloria del mundo cabe en un grano de maíz......Una revolución solo puede ser hija de la cultura y de las ideas......Pronto seré ya como todos los demás. A todos nos llegará nuestro turno, pero quedarán las ideas de los comunistas cubanos

viernes, 9 de enero de 2015

UNEAC: templo cultural para gente íntegra, no para asalariadas



Por: Ángel Bravo  

En días recientes a propósito de la provocación y fracaso del performance que pretendía hacer  en la Plaza de la Revolución la señora Bruguera, se han escrito importantes artículos, que esa señora debería leer y ojalá comprenderlos, para que aterrice y logre ubicarse, y nunca más vuelva a jugar de artista -menos todavía en estos tiempos que viven Cuba y Estados Unidos-, en un escenario político de relaciones bilaterales, en el que ni ella, ni sus amos tienen cabida.

Como era de esperar, Bruguera tenía a su favor toda la orquestación mediática internacional de los enemigos de la Revolución Cubana. Gracias a ese favor, fue fácil saber los objetivos que perseguía. Con esos aliados, volvía a desnudar su alma entera. El dicho popular acierta: “dime con quién andas y te diré quién eres”. ¡Hicieron mucho ruido, para poca oferta!

A pesar de la enorme publicidad con la que contó para su performance, el pueblo cubano ni si quiera se enteró y otros ni se interesaron, porque estaban celebrando el retorno total de los Cinco héroes, hijos del pueblo revolucionario. Los pocos que llegaron el 30 de diciembre a la Plaza de la Revolución fueron turistas que querían sacarse fotos con los rostros de Camilo y el Che -ellos no tenían ni la menor idea de quien era Bruguera-, y uno que otro despistado que llegó por equivocación. La frustración de los grandes medios comerciales acreditados en La Habana -que tenían las cámaras listas-, fue más grande que la Plaza.
Lo más rescatable que trajo esta fracasada provocación, fue lo que hizo Bruguera algunos días después (el 05 de enero): devolver la Distinción por la Cultura Nacional y renunciar a la membresía de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC)
La UNEAC es la catedral de la cultura cubana; pertenecer o ser distinguida por ella, tiene un gran valor humano y cultural, que no puede ser medida materialmente (aunque Bruguera haya usado ese reconocimiento para hacer dinero, sirviendo a los intereses de sus amos). El significado histórico que tiene la UNEAC en la Revolución Cubana, solo alcanza a entenderse a partir de las grandes personalidades que siempre promovieron y defendieron la cultura y los intereses de la nación. A ella están ligados intelectuales y escritores como: Nicolás Guillen, Alejo Carpentier, José Lezama Lima, Lisandro Otero, Roberto Fernández Retamar, Pablo Armando Fernández, Miguel Barnet entre otros.
Hizo bien Bruguera con su renuncia a la UNEAC, porque ahí no hay lugar para asalariados, sino para personas íntegras, que ponen pluma, arte, obra y vida al servicio de un pueblo.
El mismo 05 de enero, personas leales y dignas como Antonio Guerrero, Fernando González, Ramón Labañino y René González llegaron a la UNEAC (Gerardo Hernández no asistió porque estaba acompañando a su esposa, previo al parto de Gema), para agradecer a todos los creadores cubanos, por haber contribuido desde el arte a que se conociera el caso y promovieran a que miles de personas en el mundo se sumaran a la lucha por su liberación. Por supuesto que Bruguera no forma parte de esos creadores cubanos.
Las palabras de Antonio expresadas ese día en la UNEAC, resumen bien, la integridad de los Cinco héroes (apegados a los valores más humanos y desprendidos de cualquier interés material). Al referirse a lo que seguirán haciendo a partir de ahora, parafraseando a José Martí dijo: “De lo que hice no me acuerdo, solo me acuerdo de lo que voy a hacer”. Y termina con un pensamiento que Bruguera y sus amos debieran entender: “A nosotros nos tocó lo que hubieran hecho millones de cubanos, millones de personas en el mundo, no rendirnos ante el chantaje, el soborno, la presión…”


No hay comentarios:

Publicar un comentario