Frases de José Martí.....La gratitud, como ciertas flores, no se da en la altura y mejor reverdece en la tierra buena de los humildes......Ayudar al que lo necesita no sólo es parte del deber, sino de la felicidad.....Buscamos la solidaridad no como un fin sino como un medio encaminado a lograr que nuestra América cumpla su misión universal.....Las verdades elementales caben en el ala de un colibrí.....El único autógrafo digno de un hombre es el que deja escrito con sus obras.....La palabra no es para encubrir la verdad, sino para decirla.....

Frases de Fidel

Frases de Fidel......Eso es lo que no pueden perdonarnos, que estemos ahí en sus narices ¡y que hayamos hecho una Revolución socialista en las propias narices de Estados Unidos.......El Partido es hoy el alma de la Revolución......Ser internacionalista es saldar nuestra propia deuda con la humanidad......Nunca nos dejaremos arrastrar por la vanidad y por la ambición, porque –como dijo nuestro Apóstol– “toda la gloria del mundo cabe en un grano de maíz......Una revolución solo puede ser hija de la cultura y de las ideas......Pronto seré ya como todos los demás. A todos nos llegará nuestro turno, pero quedarán las ideas de los comunistas cubanos

miércoles, 15 de octubre de 2014

Soy hija de una mujer rural



 Nací y crecí en el campo, entre valles y montañas. Supe de levantarse con los primeros cantíos del gallo, y escuché cientos de veces  a mi madre,  juntar los pollos y las gallinas para darle de comer,  antes de secarse el roció.

Allí, en medio del bucólico paraje se ordeñaban las vacas, se tiraba de una soga con un cubo amarrado en la punta para sacar agua del pozo de brocal de cemento, se escudriñaba, en no pocas partes del inmenso patio, para encontrar los huevos anidados por las gallinas.


En aquel inigualable lugar, y en la casa de los abuelos, donde vivíamos en ambiente familiar, fui testigo de ciertos rituales, que por entonces llevaba la mujer rural: Los lunes era el día de lavar, martes se almidonaba la ropa de los hombres que cultivaban la tierra, miércoles y jueves se planchaba, se limpiaba y quedaba impecable la vivienda para esperar el fin de semana, que casi siempre se recibía visita. Así transcurría la cotidianeidad en el campo.

Claro que la realidad en los campos cubanos hoy es otra, y la mujer no solo se desempeña como lo hicieron mi madre y mis tías. Después del triunfo revolucionario hasta esas mujeres rurales llegó la alfabetización, llegó la campaña por el 6to y 9no grados, y múltiples beneficios que las han insertado en la sociedad con todos los derechos posibles.

Yo soy hija de una mujer rural en Cuba, por tanto soy una mujer rural, recibí de ella y de toda la familia la enseñanza de los primeros valores humanos, pero tuve el particular privilegio de haber nacido después del luminoso Enero de 1959.

La Revolución me dio la oportunidad, como a todas las que como yo somos hijas de mujeres rurales, para el estudio, para el trabajo, para la atención a la salud, para disfrutar de asistencia social, de la cultura, el deporte de mi patria, entre otras posibilidades.

Hoy la mujer rural en Cuba, se desempeña en Cooperativas de Producción Agropecuaria, o no Agropecuarias, en la zafra azucarera, o en cualquier otra esfera que la hacen acreedora de la más elemental igualdad, porque vive y se desarrolla en una sociedad puramente inclusiva.

Hoy en Cuba se celebra el Día de la Mujer Rural, por eso me era muy difícil en medio de estos agitados días que tengo, hice un alto para  compartir con los lectores de mi blogs algunos de estos detalles, que no son todos, pero que me acercan a las raíces de donde vengo y a las cuales nunca renunciaré.








No hay comentarios:

Publicar un comentario