Frases de José Martí.....La gratitud, como ciertas flores, no se da en la altura y mejor reverdece en la tierra buena de los humildes......Ayudar al que lo necesita no sólo es parte del deber, sino de la felicidad.....Buscamos la solidaridad no como un fin sino como un medio encaminado a lograr que nuestra América cumpla su misión universal.....Las verdades elementales caben en el ala de un colibrí.....El único autógrafo digno de un hombre es el que deja escrito con sus obras.....La palabra no es para encubrir la verdad, sino para decirla.....

Frases de Fidel

Frases de Fidel......Eso es lo que no pueden perdonarnos, que estemos ahí en sus narices ¡y que hayamos hecho una Revolución socialista en las propias narices de Estados Unidos.......El Partido es hoy el alma de la Revolución......Ser internacionalista es saldar nuestra propia deuda con la humanidad......Nunca nos dejaremos arrastrar por la vanidad y por la ambición, porque –como dijo nuestro Apóstol– “toda la gloria del mundo cabe en un grano de maíz......Una revolución solo puede ser hija de la cultura y de las ideas......Pronto seré ya como todos los demás. A todos nos llegará nuestro turno, pero quedarán las ideas de los comunistas cubanos

viernes, 1 de agosto de 2014

El jefe del jefe, ambos se presuponen



No pocas personas,  por estos días de intensos y cruentos ataques sionistas en la Franja de Gaza, suelen expresar que Israel es quien manda,  y EEUU obedece, pues soy de las que creo y afirmo,  que tal afirmación  es un ERROR  y, con tales argumentos se  encubre la culpabilidad de la Casa Blanca por los crímenes contra los palestinos e impide la lucha por la justicia en el Oriente Medio.


Es preciso recordar que después de la Segunda Guerra Mundial, EEUU se convirtió en la nación más poderosa del mundo y, conflicto tras conflicto con Inglaterra iniciaron su camino para arrebatarle el Oriente Medio.

Allá por los años 60 del pasado siglo,  Washington intensifica su apoyo a Israel, cuando la llamada Guerra Fría  para impedir la venta de armas a la entonces Unión Soviética y, un tanto después  de la Guerra de los Seis Días,  en junio de 1967, los EEUU, impresionados por la victoria de Israel contra Egipto, Jordania y Siria, incorporaron a Israel como un bien vital.

Existe suficiente literatura que coinciden en plantear que: “La ayuda de EEUU a Israel es una garantía de billones de dólares provenientes de los contribuyentes que llenan los bolsillos de los fabricantes de armas. Y, por medio de la represión de los palestinos y las guerras con sus vecinos, Israel sirve de laboratorio para el desarrollo y la prueba de armas a beneficio del Tío Sam.”

Hoy cuando el mundo contempla INDIGNADO una nueva masacre de Israel contra Palestina, las fichas del dominó son movidas por el mismo afán y es el mismo gobierno dictatorial de EEUU, quien acaba de anunciar  que el Senado  aprobó 225 millones de dólares para la Cúpula de Hierro israelí.

Lo cierto es que con todas estas prebendas,  la Casa Blanca garantiza  antes que nada,  su dependencia en el petróleo de la región — lo cual significa el sofocar la rebelión árabe y los propósitos  de Washington concuerdan  con las ambiciones expansionistas de su colega menor, Israel.

Todo lo anterior se traduce en que existe  un entendimiento común:

PRIMERO: que Israel no sobreviviría ni un día sin el apoyo de EEUU.

SEGUNDO: que dicho apoyo no es incondicional.

TERCERO: La misión constante de Israel  es garantizar que Washington continúe  convencido de que el sionismo  es un agente leal e indispensable de los intereses de EEUU en el Oriente Medio.

Lo cierto es que en este viejo conflicto, la historia demuestra que en EEUU, tanto  demócratas como republicanos son un partido de guerra igual, en el Oriente Medio y en el resto del mundo.

Solo concluyo diciendo que son uno para el otro, y ambos se presuponen.

EEUU apoya, extiende sus manos con  la moneda, y las bombas y misiles las deja caer Israel en cualquier parte de Palestina, sin importarle lo que destruya por delante, las vidas que trunque, sin importar los huérfanos, los mutilados, los padres que se quedan sin hijos, los hijos que se quedan sin padres. En fin uno pone el dinero y el otro mancha sus manos con sangre de inocentes seres humanos. Ambos, tanto EEUU como Israel disfrutan por igual los resultados de un conflicto que dura décadas y décadas y, peor aún, es un conflicto que no tendrá fin.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario