Frases de José Martí.....La gratitud, como ciertas flores, no se da en la altura y mejor reverdece en la tierra buena de los humildes......Ayudar al que lo necesita no sólo es parte del deber, sino de la felicidad.....Buscamos la solidaridad no como un fin sino como un medio encaminado a lograr que nuestra América cumpla su misión universal.....Las verdades elementales caben en el ala de un colibrí.....El único autógrafo digno de un hombre es el que deja escrito con sus obras.....La palabra no es para encubrir la verdad, sino para decirla.....

Frases de Fidel

Frases de Fidel......Eso es lo que no pueden perdonarnos, que estemos ahí en sus narices ¡y que hayamos hecho una Revolución socialista en las propias narices de Estados Unidos.......El Partido es hoy el alma de la Revolución......Ser internacionalista es saldar nuestra propia deuda con la humanidad......Nunca nos dejaremos arrastrar por la vanidad y por la ambición, porque –como dijo nuestro Apóstol– “toda la gloria del mundo cabe en un grano de maíz......Una revolución solo puede ser hija de la cultura y de las ideas......Pronto seré ya como todos los demás. A todos nos llegará nuestro turno, pero quedarán las ideas de los comunistas cubanos

martes, 22 de julio de 2014

El Diablo aunque se enmascare siempre huele a azufre



Por: Patricio Montesinos 

Del Diablo se puede esperar cualquier cosa, y no por gusto el desaparecido físicamente presidente venezolano Hugo Chávez acuñó en la Asamblea General de Naciones Unidas esa frase célebre: ¡Huele a azufre todavía en esta tribuna donde me ha tocado hablar!”, luego que lo hiciera el exmandatario de Estados Unidos George W. Bush.

Mucha razón tenía el líder indiscutible de la Revolución Bolivariana porque por dondequiera que pasan los representantes de las administraciones norteamericanas o sus soldados armados hasta los dientes dejan ese mal olor, cementerios y manicomios, además de que despiertan sospechas de planes tétricos.


Me detengo entonces en el actuar macabro de Washington para preguntarnos sobre las “coincidencias” de los criminales ataques de Israel contra Palestina de los últimos días, apoyados públicamente por la Casa Blanca, y el derribo del avión en Ucrania de la línea aérea de Malasia, actos criminales que han costado la vida a casi mil personas inocentes, incluidos niños.
Esos hechos sangrientos han desatado el rechazo de la gran mayoría de los pueblos, pero la interrogante es por qué ocurrieron en momentos en que otros acontecimientos relevantes se han estado gestando en el mundo, desfavorables al dominio unipolar de Estados Unidos.
Recordemos que en Brasil tuvo lugar la Cumbre del BRICS y la creación oficial de un Banco de ese importante grupo conformado por el gigante sudamericano, Rusia, India, China y Sudáfrica.
Igualmente allí se celebraron trascendentales reuniones entre los presidentes del BRICS y sus homólogos de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), y de China con los dignatarios de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), eventos que pueden pasar a la historia como el comienzo del fin de la hegemonía de Washington en el planeta tierra.
Cierto es que la actual administración norteamericana de Barack Obama no ha podido esconder su enfado por los referidos conclaves en Brasil, ni tampoco ante las giras por la Patria Grande que realizó el mandatario ruso, Vladimir Putin, y que concluye esta semana en Cuba su similar chino, Xi Jinping, ambas con resultados concretos de cooperación sobre bases justas bilaterales y regionales.
La historia contemporánea esclarece que los regímenes de turno de la Casa Blanca no toleran movimientos sísmicos políticos que le puedan estremecer su hasta ahora imperio, y lo ocurrido la pasada semana en Brasil, sin la menor duda, lo hizo temblar por encima de la escala de Richter que es permisible para el Pentágono.
Expertos son de la opinión que tanto los ataques israelíes contra los palestinos en Gaza, como el derribo con un misil de la nave área de Malasia en Ucrania, son planes bien preparados y entrelazados para distraer la atención unos de otros, y a la vez intentar silenciar los cambios geopolíticos que se experimentan hoy en el mundo, en especial en la Patria Grande, contrarios a Estados Unidos.
Los mismos analistas concuerdan en que todas las acciones relacionadas con Washington, desde siglos pasados, han generado siempre suspicacias, como la voladura del buque Maine en 1898, en el Puerto de La Habana, Cuba, y el afamado ataque a Pearl Harbor, Hawai, en 1941, considerada la madre de todas las conspiraciones.
Enumerar los complots organizados por los regímenes norteamericanos con el objetivo de imponer su hegemonía a cualquier costo sería interminable, porque incluirían derrocamientos de gobiernos, asesinatos de líderes, pretextos para invadir naciones y espiar a todos, incluso a sus aliados.
El Diablo por mucho que quiera enmascararse de Santo sigue oliendo a azufre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario