Frases de José Martí.....La gratitud, como ciertas flores, no se da en la altura y mejor reverdece en la tierra buena de los humildes......Ayudar al que lo necesita no sólo es parte del deber, sino de la felicidad.....Buscamos la solidaridad no como un fin sino como un medio encaminado a lograr que nuestra América cumpla su misión universal.....Las verdades elementales caben en el ala de un colibrí.....El único autógrafo digno de un hombre es el que deja escrito con sus obras.....La palabra no es para encubrir la verdad, sino para decirla.....

miércoles, 2 de abril de 2014

Opositora venezolana se mató ella misma



 Por: Patricio Montesinos

Una famosa guaracha cubana de la década de los años 40 del pasado siglo tarareaba en uno de sus estribillos: “se mató como Chacumbele”, frase que ha trascendido en varios países de Latinoamérica hasta nuestros tiempos, y que se utiliza en el refranero popular cuando alguien comete un grave error y se elimina por sí mismo.

La opositora violenta venezolana María Corina Machado hace hoy recordar esa máxima, tras el suicidio político que cometió cuando decidió representar a otro gobierno, el panameño, ante la Organización de Estados Americanos (OEA), siendo diputada del Parlamento de su país.


Corina Machado asumió ser embajadora alterna de Panamá ante la OEA, sin en el beneplácito de la Asamblea Nacional de Venezuela o en cambio haber renunciado antes a su condición de legisladora, por lo que violó los artículos 149 y 191 de la Constitución de la República Bolivariana.

El apartado 149 de la referida Carta Magna suscribe que los funcionarios públicos no podrán aceptar cargos, honores o recompensas de gobiernos extranjeros sin la autorización del Parlamento.

Por su parte, el artículo 191 estipula que los diputados venezolanos  no pueden ejercer responsabilidades oficiales sin perder su investidura, salvo en actividades docentes, académicas, accidentales o asistenciales, siempre que no supongan dedicación exclusiva.

Evidentemente Corina Machado fue muy mal asesorada antes de montar su fracasado show en Washington, lo que le hizo perder su condición de legisladora, independientemente del pataleo que arme en cualquier lugar del mundo, incluido el que protagonizó en Lima hace pocos días con el respaldo de algunos congresistas y politiqueros conservadores peruanos.

Además de transgredir la Constitución Bolivariana, esa opositora, bien conocida por sus posiciones ultraderechistas, traicionó moralmente a su país, al acceder a sentarse en la OEA en la silla de Panamá para servir claramente a los intereses de Estados Unidos en su empeño por condenar y derrocar al gobierno del presidente Nicolás Maduro.

Su desesperación por sobresalir, entre otros también mediocres adversarios al ejecutivo de Maduro, llevó a Corina Machado a su inmolación política, y en lo adelante habrá que llamarla la “Chacumbela latinoamericana d

No hay comentarios:

Publicar un comentario