Frases de Fidel

Frases de Fidel......Eso es lo que no pueden perdonarnos, que estemos ahí en sus narices ¡y que hayamos hecho una Revolución socialista en las propias narices de Estados Unidos.......El Partido es hoy el alma de la Revolución......Ser internacionalista es saldar nuestra propia deuda con la humanidad......Nunca nos dejaremos arrastrar por la vanidad y por la ambición, porque –como dijo nuestro Apóstol– “toda la gloria del mundo cabe en un grano de maíz......Una revolución solo puede ser hija de la cultura y de las ideas......Pronto seré ya como todos los demás. A todos nos llegará nuestro turno, pero quedarán las ideas de los comunistas cubanos
Frases de José Martí.....La gratitud, como ciertas flores, no se da en la altura y mejor reverdece en la tierra buena de los humildes......Ayudar al que lo necesita no sólo es parte del deber, sino de la felicidad.....Buscamos la solidaridad no como un fin sino como un medio encaminado a lograr que nuestra América cumpla su misión universal.....Las verdades elementales caben en el ala de un colibrí.....El único autógrafo digno de un hombre es el que deja escrito con sus obras.....La palabra no es para encubrir la verdad, sino para decirla.....

viernes, 9 de febrero de 2018

#Perú: ¡Tarjeta Roja para Trump…!



Por Gustavo Espinoza M. (*)

Finalmente, Nicolás Maduro confirmó  su asistencia a la Cumbre de las Américas que se celebrará en Lima en el mes de abril. La decisión venezolana cayó como pedrada en ojo tuerto sobre una concertada troupe anti-bolivariana que sumó una  chilla insoportable.

En el marco de la misma,  a un  grupo de parlamentarios peruanos se le ha ocurrido presentar una Moción a fin que el Congreso  de la República declare “Persona No Grata” al ilustre visitante,  que vendrá al Perú a sustentar los anhelos de su país y a  defender la soberanía de los Estados de la región condenados resueltamente por la prepotencia imperial desatada contra el mundo.

Los peruanos no  saben realmente qué es lo que pasa en Venezuela. Un  buen  grupo repite como papagayo lo que lee en la “prensa grande” y lo que le “informa” la Tele basura. Piensa, entonces, que los venezolanos se mueren de hambre, y que comen desperdicios. Y  tiene la idea que Maduro es un  dictador insufrible.
Y, claro, esa es la versión que proporciona, servil como siempre, la cadena norteamericana CNN, la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) y los emporios mediáticos  a disposición del  Gran  Capital.  Habría que pensar solamente en una cosa: si esos medios nos dicen eso, la verdad debe ser la opuesta.
Porque así ha sido siempre: ellos nos han  dicho, por ejemplo, que la minería es sinónimo de riqueza, y la realidad peruana lo ha desmentido siempre;  que el capitalismo es bienestar y progreso y el subdesarrollo y la miseria de los pueblos ha mostrado un categórico desmentido; que Estados Unidos es “guardián de la democracia”,  pero invade países y destruye naciones; que Cuba es “lo peor” cuando la UNESCO conoce oficialmente que tiene la mejor educación de América Latina y la OMS elogia su política de salubridad y la pone como ejemplo para otros.
También nos dijeron en  el pasado que los dictadores Batista y Somoza eran líderes de sus pueblos, que Pérez Jiménez y Rojas Pinilla, eran garantía de desarrollo; que Pinochet, Videla o Fujimori encarnaban un modelo de progreso. ¿Con todos estos antecedentes debiéramos creerles cuando  pretenden  vendernos la idea de un  país -la Venezuela Bolivariana- que se “destruye” como consecuencia de un  proceso de profundos cambios sociales?
Es cuestión de pensar:  los que defendieron siempre a las figuras de la Clase  Dominante y sus políticas –Alan Garcia, Alberto Fujimori, Keiko Fujimori o Pedro Pablo Kuczynski- nos dicen que  Maduro “es malo”.  Si ellos dicen eso, bueno nomas ha de ser.
Imaginemos por un  instante que en el Perú, un gobierno pretendiera atender las más elementales demandas ciudadanas –Salud, por ejemplo- y para hacerlo decretara que ella sea gratuita, y que todos los peruanos sean atendidos sin costo alguno ante cualquier dolencia que les afecte ¿Cómo reaccionaría el pueblo? Ciertamente estaría plenamente de acuerdo y aplaudiría entusiasta esa decisión. Pero ¿cuál sería la reacción de las Clínicas Privadas?
Algo igual podría decirse en materia de Educación. Si para servir a todos, ese gobierno  decretara la educación gratuita ¿cómo reaccionarían los colegios privados, las Universidades privadas, los padres de familia que envían a sus hijos a “centros exclusivos” porque tienen dinero suficiente para hacerlo?
Pues bien, eso es lo que ocurre en Caracas, donde los dueños de la sartén por siglos, brincan de ira porque se les está quitando la posibilidad de “hacer negocio” con la salud, la educación, y otros servicios elementales.
Y esa es la razón por la que chillan también los dueños de los bancos, los grandes empresarios,  los propietarios de hacienda,  los casa tenientes y otros poderosos de antaño. Son ellos los que provocan –con ayuda del gobierno de los Estados Unidos y la colaboración de sus áulicos en todas partes- el desorden económico y los problemas urgentes que debe atender la sociedad venezolana.
Por lo demás, Maduro es un Presidente electo por voluntad ciudadana y no es producto de un  Golpe de Estado, como Temer, ni de un artificio seudo legal como Trump, que sacó  dos millones de votos menos que su rival en los comicios del 2016, pero “ganó” por las modalidades de cómputo imperantes en ese país. El gobierno de Maduro ganó recientemente las elecciones para la Asamblea Constituyente y los comicios  ediles y regionales celebrados hace poco. Y, por si eso no fuera suficiente, es un   ejecutivo dialogante que acaba de suscribir acuerdos trascendentes en  citas celebradas en Santo Domingo ante veedores internacionales, y que la endeble oposición venezolana no ha  firmado obedeciendo, como siempre, a Washington.
Nuestro pueblo debe estar informado de ello. Y ese es el deber de todos los que pensamos y escribimos con la verdad en la mano, independientemente de que nuestras reflexiones sean consideradas, o no, por los “medios de comunicación” al servicio de la clase dominante. La  falta de recursos, en unos casos, y la extrema  mezquindad, en otros, pueden hacer que nuestra voz no llegue a millones, pero llegará, sin duda, y será compartida, por la gente que piensa y razona.
La gente que piensa, en efecto, es la que se ríe de las triquiñuelas urdidas por los politiqueros de hoy que no atinan a resolver nada y sirven sólo como testaferros de mafias a guardaespaldas de maleantes. La gente que piensa sabe que Donald Trump  encarna finalmente la política de sangre y muerte que hay que repudiar. Y que es él –y ningún  otro- el único que realmente merece que se le declare Persona No Grata en una reunión que busca congregar a países en lucha por un  porvenir mejor.
El pueblo es el mejor árbitro de la historia. Y será el pueblo el que disponga para Donald Trump Tarjeta Roja. (Pensando Américas)
(*) Periodista, historiador y analista político peruano. Es colaborador de Pensando

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores

Lo más visto