Frases de Fidel

Frases de Fidel......Eso es lo que no pueden perdonarnos, que estemos ahí en sus narices ¡y que hayamos hecho una Revolución socialista en las propias narices de Estados Unidos.......El Partido es hoy el alma de la Revolución......Ser internacionalista es saldar nuestra propia deuda con la humanidad......Nunca nos dejaremos arrastrar por la vanidad y por la ambición, porque –como dijo nuestro Apóstol– “toda la gloria del mundo cabe en un grano de maíz......Una revolución solo puede ser hija de la cultura y de las ideas......Pronto seré ya como todos los demás. A todos nos llegará nuestro turno, pero quedarán las ideas de los comunistas cubanos
Frases de José Martí.....La gratitud, como ciertas flores, no se da en la altura y mejor reverdece en la tierra buena de los humildes......Ayudar al que lo necesita no sólo es parte del deber, sino de la felicidad.....Buscamos la solidaridad no como un fin sino como un medio encaminado a lograr que nuestra América cumpla su misión universal.....Las verdades elementales caben en el ala de un colibrí.....El único autógrafo digno de un hombre es el que deja escrito con sus obras.....La palabra no es para encubrir la verdad, sino para decirla.....

miércoles, 28 de febrero de 2018

#Perú: Peligra la Cumbre



Por Gustavo Espinoza M (*)
La VIII Cumbre de las Américas, pende  literalmente de un hilo. Podría  atribuirse el hecho a la terca e irresponsable conducta de la Cancillería  peruana que, digitada por el presidente Pedro Pablo Kuczynski (PPK) , se ha puesto a disposición de la Casa Blanca  en el avieso propósito de agredir a Venezuela; pero también a la voluntad de los halcones del Imperio, empeñados en instalar en Nuestra América una suerte de réplica de la guerra genocida que hoy impulsa Donald Trump  en el  Asia Central.

Es claro que la cita de abril es un  evento protocolar en la que los Jefes de Estado y de Gobierno de todos los países de América se reúnen para intercambiar opiniones en torno a  “grandes temas”. El encuentro no tiene el propósito de loar, ni demonizar, a nadie. Son todos mandatarios de un mismo rango y representan  a distintos países y pueblos. Los une, en el caso, la voluntad de hablar  en torno a la democracia, la corrupción y la gobernabilidad de este continente, agobiado por grandes retos económicos y sociales.
Ocurre, sin embargo, que Washington se ha empeñado en “dejar afuera” a uno de los más importantes países de América del Sur Y eso, apenas porque considera que su Presidente de hoy, es un  “dictador“. Ignora, a propósito por cierto, que Nicolás Maduro fue electo en un  proceso democrático validado por la propia Organización de los Estados  Americanos (OEA); y que es reconocido por todos los gobiernos del mundo como la única autoridad formal de la República Bolivariana de Venezuela.
Oído por la Asamblea General de Naciones Unidas, no hace mucho, el jefe de Estado del país llanero formuló un fervoroso llamamiento a la paz, y defendió con la  fuerza de su mensaje la Independencia y la Soberanía de su Patria, lo que -dicho sea de paso- le supo a  chicharrón de sebo al sucesor de Barack Obama.
Este llamado tampoco gustó a PPK, el casual Presidente Peruano que, solícito, se prestó a eslabonar una cadena de excomuniones contra Venezuela en el empeño de aislar a ese país del concierto de naciones de nuestro continente. Al alimón, como en las corridas de toros, ambos mandatarios residentes emprendieron la faena de  descalificar a Nicolás Maduro, denigrando su gestión. Ese empeño hoy adquirió dimensiones mayores, y  amenaza la paz del continente
Pareciera que Washington, en efecto, resolvió ya intervenir militarmente contra Venezuela. Busca, para este efecto, “calcar” la experiencia centro asiática. Allí, en efecto se valió de la OTAN para comprometer a otros países de Europa Capitalista, y Canadá. Aquí, hará uso de la OEA como manto de ataque. Y como ella no tiene “armada” propia, se valdrá del Comando Sur de los Estados Unidos y de los “convenios bilaterales” que tiene con cada uno de estos países para “colaborar” en la acción militar contra la Patria de Bolívar. En el Perú, por lo pronto, funcionan ya 9 bases militares norteamericanas y hasta se han dado “decretos” mediante los que –incluso- se permite la acción militar de tropas yanquis.
El conjunto de bases ya instaladas en la región bajo el pretexto de enfrentar el tráfico de drogas, le servirá de perillas para esta operación que ya está en marcha y que se inició en Tabatinga hace apenas dos meses. Por eso Trump no quiere enfrentar a Maduro en la cita de las Américas.
Si persistiera en esa voluntad –que marcaría el sentido de la crisis del evento de abril-  se sellaría por cierto la suerte de la Cumbre. Porque ella no podría funcionar con una sola exclusión. No estamos ya en los años 60 del siglo pasado, cuando Estados Unidos se dio el lujo de prescindir de Cuba con la anuencia de los demás. Ahora hay contestatarios que harán uso de su dignidad, y no asistirán -o se irán- de la Cumbre, si se concreta la idea de excluir a Venezuela el concierto americano.
Para en enfrentar desde la base popular este torpe intento anti bolivariano; las organizaciones sociales y de masas están programando lo que se ha dado en llamar la Cumbre Alternativa de los Pueblos. Ella tendrá lugar en Lima los días 12, 13 y 14 de abril bajo la convocatoria de las instituciones más representativas de nuestro pueblo. Diversos actos se han previsto en la coyuntura, pero quizá si los más importantes sean hasta hoy la cita que tendrá lugar el JUEVES 12 DE ABRIL a las 6 de la tarde en la  Plaza San  Martin para  repudiar masivamente la presencia de Donald Trump; y el evento del SÁBADO 14 que mañana y tarde será escenario de un homenaje a los gobiernos y pueblos solidarios con la lucha emancipadora de nuestro continente. Allí, peruanos, cubanos, venezolanos, bolivianos, chilenos, colombianos,  nicaragüenses, mexicanos, salvadoreños, y otros, nos abraza reos en un grito común contra el Imperio.
A todo esto, en medio del fragor de la Cumbre y del ruido ostentoso de las “confesiones” de Barata, sumadas a las pillerías de PPK que asoman de manera cotidiana; los peruanos se preguntan dónde está Alberto Fujimori. Pareciera que se lo tragó la tierra. Nadie da razón de él, y la “prensa grande” lo ha olvidado, como si no existiera. No está  sano, ni está enfermo. Tampoco está en política, con Keiko ni contra ella.  Simplemente, se ha esfumado. ¿No será que ya ha huido?
Sería bueno que los periodistas de investigación, tan diligentes para algunas cosas, se pusieran las pilas y emprendieran la búsqueda del “chinito de la yuca”, porque se ha hecho humo. Dijeron que no podía salir del país porque no tenía pasaporte peruano, claro, pero ¿pasaporte japonés? A  lo mejor sí; porque ese pillo, es ciudadano del Imperio del Sol Naciente. Por lo demás, podría haber ocurrido una fuga no por las fronteras -donde hay que presentar documentos de identidad- sino por el mar. Después de  todo, en algunas películas norteamericanas  se ha visto cómo, en un helicóptero, se  traslada a un individuo de una casa especialmente acondicionada, y se le lleva hasta un barco en alta mar. Desde allí podría consumarse un viaje sin retorno, y  sin interferencia alguna, a cualquier puerto nipón ¿o no?
SI algo se supiera en  torno al tema, el  colapso de la Cumbre, sería  más sabroso. (Pensando Américas)
(*) Periodista, historiador y analista político peruano. Es colaborador permanente de Pensando Américas)

No hay comentarios:

Publicar un comentario