Frases de José Martí.....La gratitud, como ciertas flores, no se da en la altura y mejor reverdece en la tierra buena de los humildes......Ayudar al que lo necesita no sólo es parte del deber, sino de la felicidad.....Buscamos la solidaridad no como un fin sino como un medio encaminado a lograr que nuestra América cumpla su misión universal.....Las verdades elementales caben en el ala de un colibrí.....El único autógrafo digno de un hombre es el que deja escrito con sus obras.....La palabra no es para encubrir la verdad, sino para decirla.....

jueves, 13 de octubre de 2016

Recordando el tratamiento a la prensa en EEUU tras el huracán Katrina



Recordando el tratamiento a la prensa después del huracán Katrina en Nueva Órleans:
La policía actuó con violencia contra los periodistas que cubrían los días posteriores al huracán Katrina en Nueva Orleans, en una serie de incidentes que se produjeron el 1 y el 7 de setiembre de 2005. El 1 de setiembre, la policía de Nueva Orleans arrancó la cámara del cuello al fotógrafo Lucas Oleniuk del Toronto Star, periódico canadiense. Oleniuk había tomado fotografías de choques entre la policía y saqueadores.

El Toronto Star informó que la policía arrebató las tarjetas de memoria que contenían unas 350 imágenes, incluidas algunas de “policías dando fuertes golpizas a dos sospechosos, en un ataque tan grave que uno de los sospechosos defecó.” También el 1 de septiembre,Gordon Russell del periódico de Nueva Orleans Times-Picayune escribió que él y un fotógrafo de The New York Times fueron obligados a huir del lugar de un tiroteo entre la policía y residentes porque los policías golpearon a los periodistas contra una pared y arrojaron su equipo al suelo. El incidente ocurrió cerca del Centro de Convenciones, donde las víctimas del huracán esperaban ser evacuadas.
El 7 de septiembre, Peter Fimrite, de The San Francisco Chronicle, dijo que fue rodeado por un grupo de choque de la policía de Nueva Orleans porque se encontraba en la calle después de caer la noche. Fimrite estaba buscando una señal de teléfono celular en la calle donde se quedaban 17 periodistas de la empresa Hearst Corp. El Ejército había patrullado la calle durante una semana y sabía de la presencia de los periodistas, de acuerdo con un guardia contratado para protegerlos. Además, a Brian Williams, locutor de la cadena NBC de Estados Unidos y su equipo le ordenaron dejar de filmar a una unidad de la guardia nacional que protegía una tienda en el centro de Nueva Orleáns, el 7 de setiembre. Williams dijo a The Washington Post que no podía imaginar justificación alguna para que no les permitieran informar “en una ciudad de Estados Unidos en calma y fuertemente defendida”.
También habría provocado el enojo de los periodistas un “pedido” del Organismo Federal de Administración de Emergencias (FEMA) de evitar filmar cadáveres.
El periodista de The Washington Post Timothy Dwyer dijo que escuchó que un sargento de un organismo del Estado decía a los camarógrafos que si los encontraban filmando un cadáver serían arrojados fuera del bote en el que se les permitía navegar en la parte inundada de la ciudad. Dwyer dijo que los cadáveres eran visibles desde la rampa de
acceso de la carretera interestatal 10 que se usaba para atracar los botes.
El 8 de octubre de 2005, dos policías de Nueva Orleans fueron filmados cuando golpeaban a un sospechoso de ebriedad y un tercer policía fue filmado cuando
acosaba al productor de Associated Press Televisión News, cuyo equipo se encontraba filmando en el lugar. En la filmación aparece un tercer policía ordenando al productor Rich Matthews que dejara de filmar la golpiza. Matthews mostró sus credenciales de periodista.
El policía agarró al productor y lo empujó con fuerza contra un automóvil estacionado. El policía, además, le aplicó un golpe de puño en el estómago en tanto le profería
interminables insultos. Los tres policías fueron suspendidos, mientras se realiza una investigación oficial. El incidente se produjo un mes después del huracán Katrina.



No hay comentarios:

Publicar un comentario