Frases de José Martí.....La gratitud, como ciertas flores, no se da en la altura y mejor reverdece en la tierra buena de los humildes......Ayudar al que lo necesita no sólo es parte del deber, sino de la felicidad.....Buscamos la solidaridad no como un fin sino como un medio encaminado a lograr que nuestra América cumpla su misión universal.....Las verdades elementales caben en el ala de un colibrí.....El único autógrafo digno de un hombre es el que deja escrito con sus obras.....La palabra no es para encubrir la verdad, sino para decirla.....

viernes, 23 de septiembre de 2016

¿Por qué la OEA no aplica a EE.UU la “Carta Democrática Interamericana?”



Por Patricio Montesinos

Los crímenes raciales en Estados Unidos constituyen hoy un verdadero  escándalo  internacional, sin embargo entidades como la Organización de Estados Americanos (OEA), “casualmente” con sede en Washington, callan ante las muertes cotidianas de afroamericanos y latinos a manos de la policía norteamericana.


La famosa “Carta Democrática Interamericana” de la OEA, según reiteran sus defensores, entre ellos el secretario general de esa organización,  Luis Almagro, implica en lo político “el compromiso de  los gobernantes de cada  país con la democracia, teniendo como base el reconocimiento de la dignidad humana”.

Entonces una primera interrogante: ¿Existe respeto en Estados Unidos por la dignidad y  los derechos humanos de sus propios ciudadanos, cuando  diariamente son ultimados a balazos  personas de las mal llamadas comunidades minoritarias negras y latinas?

Habría que preguntarle  además  a  Almagro por qué su obsesión en imponerle la vociferada “Carta Democrática” de la OEA a Venezuela,  y no al régimen de Estados Unidos,  donde reina la violencia institucional,  y para nada la justicia contra quienes matan.

Los  acontecimientos  hablan  por  sí  solos de la convulsión social  y política que  vive actualmente el “norte brutal y revuelto” por los crímenes protagonizados por sus  “agentes del orden”, mientras Almagro  calla  al  respecto,  y  por el contrario agrede continuamente  a la Revolución Bolivariana y Chavista que lidera el presidente Nicolás Maduro.

Claro, los medios de prensa conservadores y la oligarquía latinoamericana  se molestaron luego que el presidente de Bolivia, Evo Morales,  salió  a defender a Venezuela en  la Asamblea General de Naciones Unidas, y criticó duramente al secretario general de la OEA por su sumisión a Washington.

Pero,  Evo  en su intervención en Nueva York  no reiteró otra cosa que la verdad,  al señalar que  esa entidad de nuestro hemisferio  es  una agencia vocera de los intereses de la Casa Blanca, y que en Latinoamérica y el Caribe "no necesitamos un capataz del imperio  para controlar a nuestros pueblos", en  alusión al uruguayo Almagro.

El dignatario boliviano  afirmó además que "si  la OEA no representa ni respeta la soberanía de sus Estados miembros, es mejor que deje de existir".

Esa organización, ya moribunda desde  hace mucho tiempo aunque Washington se  esmere en oxigenar  para revivirla y así mantener su  injerencia en la Patria Grande,  solo se inmiscuye  en los asuntos internos de las naciones de la región con gobiernos progresistas.

La  OEA nunca ha criticado a Estados Unidos, uno de sus miembros  y  por supuesto  el  que más dinero  aporta para materializar sus planes hegemónicos,  y silencia  o resta importancia a hechos condenables como el reciente golpe de Estado parlamentario escenificado en Brasil contra la legítima presidenta Dilma Rousseff,  electa con el voto de más de 54 millones de sus compatriotas.

El mandatario ecuatoriano, Rafael Correa, afirmó  en la XVII Cumbre del Movimiento de Países No Alineados (MNOAL) celebrada hace pocos días en Isla Margarita, Venezuela, que la OEA sigue siendo el Ministerio de las Colonias de Washington, como la bautizó hace muchos años el líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro.

Ahora, sin duda alguna, el titular de turno de esa cartera de la administración norteamericana es el obediente y bien pagado Almagro.


No hay comentarios:

Publicar un comentario