Frases de José Martí.....La gratitud, como ciertas flores, no se da en la altura y mejor reverdece en la tierra buena de los humildes......Ayudar al que lo necesita no sólo es parte del deber, sino de la felicidad.....Buscamos la solidaridad no como un fin sino como un medio encaminado a lograr que nuestra América cumpla su misión universal.....Las verdades elementales caben en el ala de un colibrí.....El único autógrafo digno de un hombre es el que deja escrito con sus obras.....La palabra no es para encubrir la verdad, sino para decirla.....

viernes, 9 de septiembre de 2016

Las 35 primaveras de Oscar López Rivera en mazmorras del imperio



Por esas cosas que se mezclan en una, cuando nace y crece en una nación que, por excelencia es solidaria, creo que hace tiempo le debo algunas líneas a Oscar López Rivera, el prisionero político puertorriqueño que más tiempo ha estado encarcelado en mazmorras de los Estados Unidos.

En mayo pasado cumplió 35 años de encarcelamiento, allí continúa extrañando, primero que todo su familia, a su hija Claribel López, y su  nieta, Karina Valentín López, las que ha conocido solo en las visitas a la cárcel, después de ellas rememora con nostalgia el mar de las costas de Puerto Rico y Su plato favorito: el arroz con gandules, ese plato que  luego de tanto tiempo no recuerda como es su sabor que tanto le gustaba.
Este caribeño de pura cepa, es fanático de los Cachorros de Chicago en el béisbol de las Grandes Ligas de Estados Unidos, ha manifestado en no pocas ocasiones que cuando regrese a tierra borinqueña se dedicará por entero a trabajar con la juventud. Su grandeza y valentía las ha manifestado  en sus marchas  dentro de la cárcel cuando la gente que le apoya sale a la calle a manifestarse, y los aniversarios de su encierro ayuna.
Son muchos los que simpatizan con la causa del preso político independentista y claman por su liberación. Pero también muchos los que desconocen su historia, los hechos que le llevaron tras las rejas.
López Rivera definitivamente es un preso político. El mero hecho de estar acusado de conspiración sediciosa lo aclara, además en la cárcel ha tenido un trato cruel, tortuoso, y lo han separado del preso común y corriente para imponerle un trato más inhumano.
Es vergonzoso, pero muy común entre los vericuetos de un sistema judicial viciado como el de los EEUU, que ese  gobierno ha establecido que  este caso con sus  argumentos a favor de la liberación volverán a ser escuchados en el año 2023, lo que constituye una burla para las miles de personas que en el mundo aclaman su liberación.
En los últimos años de la presidencia de Obama, puertorriqueños de todas las ideologías y líderes mundiales han pedido que le permita a Oscar ya regresar a casa.
Desde el 18 de junio de 2012, el Comité de Descolonización de la ONU aprobó una resolución promovida por Cuba, como lleva haciéndolo los últimos 30 años, en la que pedía que se reconozca el derecho a la independencia y autodeterminación de Puerto Rico e instaba a la liberación de los independentistas prisioneros en Estados Unidos. El proyecto de resolución había sido apoyado por Bolivia, Ecuador, Nicaragua y Venezuela, y fue adoptado por consenso por el Comité. El gobierno de EE.UU. hizo caso omiso a la resolución, y continúa con oídos sordos a tal reclamo.
Se vence el tiempo de MR Obama y el caso de la libertad para Oscar López Rivera, el preso político más antiguo en el mundo, le queda como se quedan otras asignaturas reprobada en su mandato, esta será otra de las manchas oscuras, en su no corta lista de asuntos pendientes, y cada minuto que transcurra este boricua tras las rejas, será tiempo de vergüenza, para un gobierno que apuesta por andar vociferando y queriendo dar órdenes y clases de Derechos Humanos a no pocas naciones del planeta.
Por eso se impone la necesidad de aunar voluntades, de sumar mujeres y hombres honestos del mundo,  para que prevalezca la justicia frente a un crimen de un sistema,y exigir la liberación de este independentista cuyo único delito es "defender su bandera hermosa, la de una estrella de dignidad, como la nuestra: La cubana.
Mientras se sumen a su causa dignos seres, el veterano encarcelado desde el ventanuco de su celda seguirá contemplando el paso de las estaciones, que ya cuentan 35 inviernos, veranos, otoños y primaveras de Indiana, donde está la cárcel, 35 calendarios lejos de San Sebastián.
Tomado de  http://www.pensandoamericas.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario