Frases de José Martí.....La gratitud, como ciertas flores, no se da en la altura y mejor reverdece en la tierra buena de los humildes......Ayudar al que lo necesita no sólo es parte del deber, sino de la felicidad.....Buscamos la solidaridad no como un fin sino como un medio encaminado a lograr que nuestra América cumpla su misión universal.....Las verdades elementales caben en el ala de un colibrí.....El único autógrafo digno de un hombre es el que deja escrito con sus obras.....La palabra no es para encubrir la verdad, sino para decirla.....

miércoles, 22 de junio de 2016

Pobre México, tan lejos de Dios y tan violento como EEUU



Por:  Patricio Montesinos
La más reciente actuación policial contra manifestaciones pacíficas de
maestros en Oaxaca confirmó nuevamente que México sigue siendo uno de
los países más represivos y violentos de este continente, como lo son
su poderoso vecino fronterizo Estados Unidos, además de otras naciones
latinoamericanas, entre ellas Honduras, Colombia, Perú, Paraguay y
Guatemala.


Ante las protestas de rechazo esta semana de centenares de profesores
a otra reforma neoliberal educativa del gobierno mexicano, los
gendarmes respondieron con el acostumbrado uso desmedido de la
fuerza, causando 13 muertos, 25 heridos y más de 100  desaparecidos,
según  informaciones  difundidas por medios de prensa.

Esa manera de proceder de las fuerzas del orden es una práctica
habitual  en  México en los últimos años, al igual que los crímenes de
estudiantes, periodistas, campesinos, las ejecuciones extrajudiciales
y las desapariciones de miles de personas.

El neoliberalismo sin límites aplicado por sus autoridades, el dominio
de los llamados  poderes  fácticos, que actúan al margen de las leyes,
y el narcotráfico y la corrupción, han convertido a esa relevante
nación de Nuestra América en un verdadero manicomio para sus
ciudadanos.

Las administraciones de Estados Unidos, otro de los países más
opresivos y violentos del hemisferio occidental, son en buena medida
las responsables del caos que reina en México, porque alientan  desde
su territorio el desorden y  la anarquía como método de dominación
para continuar con el histórico saqueo y la espoliación de su vecino
sureño.

Washington a su vez promueve y respalda el “modelo” mexicano como
“ejemplo”  para las naciones que conforman la Patria Grande, desde el
Río Bravo hasta la Patagonia, el cual impera también en Honduras,
Colombia, Perú, Paraguay y Guatemala, y tratan de imponer en Argentina
y Brasil con regímenes de derecha “reciclados” al servicio de los
intereses de la Casa Blanca.
Estados Unidos  lleva a  cabo  un desenfrenado plan dirigido a hacer
de toda la Patria Grande un hervidero similar al mexicano, y con ese
objetivo se empeñan en destronar  a los gobiernos progresistas  que en
la región resisten a sus continuas agresiones y patrañas, entre ellos
los de Venezuela, Ecuador, Bolivia, Nicaragua y El Salvador.

Para ello el Pentágono utiliza a los sectores ultraconservadores de
América Latina, los emporios mediáticos en su poder,  y la moribunda
Organización de Estados Americanos (OEA), a la que insisten en
revivirla a costa de Venezuela, en detrimento de los bloques
autóctonos e integracionistas regionales como la Comunidad de Estados
Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), la Unión de Naciones  del  Sur
(UNASUR) y la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América
(ALBA).

La OEA, o mejor dicho el “Ministerio de las Colonias de Estados
Unidos”, su Consejo Permanente y su Secretario General, Luis Almagro,
están muy preocupados por la “situación en Venezuela”, pese a que
saben muy bien que ha sido creada por Washington y sus peones
derechistas y violentos en esa nación.

Precisamente la Ministra de Relaciones Exteriores venezolana, Delcy
Rodríguez, afirmó en otro Consejo Permanente de la OEA, celebrado
este martes en su sede en Washington, que esa entidad pretende
convertirse en un “tribunal de justicia” de la Revolución Bolivariana,
y puso otra vez entre las cuerdas y en conteo de protección a Almagro.

Rodríguez  expresó asimismo que algunos representantes presentes en la
referida reunión parecen desconocer los graves hechos que se
escenifican en sus respectivos países.

La  canciller  venezolana  no deja de tener razón porque la OEA mira
para otro lado, y por supuesto no convoca a su Consejo Permanente,
cuando se escenifican matanzas como las que han tenido lugar en
México, o se materializan golpes de Estado, ahora llamados “blandos o
suaves” contra gobiernos progresistas de Nuestra América.

No hay comentarios:

Publicar un comentario