Frases de José Martí.....La gratitud, como ciertas flores, no se da en la altura y mejor reverdece en la tierra buena de los humildes......Ayudar al que lo necesita no sólo es parte del deber, sino de la felicidad.....Buscamos la solidaridad no como un fin sino como un medio encaminado a lograr que nuestra América cumpla su misión universal.....Las verdades elementales caben en el ala de un colibrí.....El único autógrafo digno de un hombre es el que deja escrito con sus obras.....La palabra no es para encubrir la verdad, sino para decirla.....

Saludos

lunes, 25 de abril de 2016

Ecos de un Congreso: Mantenernos Unidos por la Patria en la construcción del socialismo



Los días han transcurrido después de la celebración del Séptimo Congreso del Partido Comunista de Cuba, evento que en mi patria ha suscitado vital interés para cubanas y cubanos, para jóvenes y no tan jóvenes, pues aun en cualquier sitio se comenta acerca de las intervenciones de los delegados en las diferentes comisiones, así como de las palabras de nuestro presidente Raúl Castro, en la apertura y clausura del magno evento.


A ese interés no ha escapado, prácticamente nadie, pues el contexto en que se desarrolló el Congreso Partidista es novedoso, tanto dentro como fuera de Cuba, en lo que mucho incide el deshielo de las relaciones con Estados Unidos, y la natural transición de la Generación Histórica de la Revolución a los pinos nuevos que tomarán la riendas de la nación.

No obstante al desatino pernicioso  de los descolocados, que desean ver la Revolución de Enero del 59 hecha tiras la cita dejó bien claro, en la voz de Raúl  cuando habló del pluripartidismo y las fórmulas “democráticas” que se le intentan imponer a Cuba, como el modelo bipartidista de Estados Unidos, dividido entre Demócratas y Republicanos. El país vecino tiene dos Partidos, “igual que nosotros. Fidel dirige uno y yo el otro”, terció Raúl.

Y es que precisamente,  en las hipercríticas a nuestro único Partido, se sustenta una buena parte de la politización del tema de los Derechos Humanos, pero solo con el marcado propósito de dividir a los cubanos, alejarlos de su cohesión con la dirección del país y la Sociedad Civil, agrupada  en disímiles organizaciones, pero todas por el bien común de preservar el Socialismo Cubano, y su llevar adelante su perfeccionamiento.

Raúl lo dejó claro en la apertura al Séptimo Congreso, para echar por tierra los postulados de quienes intentan dividir a los cubanos, dentro y desde fuera:

 “En Cuba tenemos un Partido único, y a mucha honra”, que representa y garantiza la unidad de la nación cubana, “arma estratégica fundamental con que hemos contado para edificar la obra de la Revolución y defenderla de amenazas y agresiones”.
Al calor de los ecos del Congreso no pocos cubanos, de cualquier generación han manifestado:
Vive Cuba en las palabras de Raúl,  nadie nos privará de la gloria que se ha vivido y del futuro socialista.
Mucho trabajo nos espera, pero con la guía del Partido seguiremos adelante….
Fueron palabras con mucha objetividad, tantos las de apertura, como las de conclusión del Congreso, y la intervención de Fidel, como siempre: Magistral
En fin los cubanos vamos a seguir avanzando en la construcción del socialismo y eso lo vamos a lograr con la unidad de todos.
Hacemos muy bien con un solo Partido , para que dos si este representa la abrumadora mayoría de los cubanos.
Raúl puede estar confiado que los jóvenes no fallarán, como no fallaron ellos, la generación del centenario.

Precisamente el Congreso fue muestra irrevocable de Unidad y de la confianza de la Revolución en las jóvenes generaciones, ratificada a través de la participación de numerosos jóvenes en el cónclave que una vez más demostró,  que en Cuba no es correcto decir que el futuro está en manos de las nuevas generaciones porque estas ya construyen el presente, que es el Socialismo ahora y por siempre.
Tampoco faltó, en este nuevo contexto que vive Cuba y la  celebración del Congreso Partidista cubano, entre los llamados disidentes  y sus contratistas foráneos,  quienes aseguraran que entre Fidel Castro y Raúl existen abismos insalvables de reconciliación por el sabido acercamiento que se desarrolla en estos momentos entre la mayor de Las Antillas y la nación norteña.

Cuando a la clausura del evento asistió el Líder Histórico, el Comandante en Jefe Fidel, todo  quedó echado por tierra, como una más de las tantas patrañas que a lo largo de la historia han tejido y  fraguado en aras de desacreditar a los dirigentes de la Revolución, a los que la llevaron al triunfo definitivo, y a los que a lo largo del camino se han incorporado, y mucho más cuando con sus dobles lecturas tratan de satanizar a Fidel en el tema : Relaciones Cuba-EEUU, y no ubican la paja en el ojo que verdaderamente la lleva y la ha llevado por casi seis décadas.
En esa llamada, histórica clausura por no pocos dentro y fuera de Cuba, se fundieron, prácticamente cinco generaciones de cubanos en un solo propósito: Mantenernos Unidos por la Patria en la construcción del socialismo.
Por eso cuando resuenan aun los ecos de un Congreso que, más que del Partido Comunista de Cuba, fue y es del pueblo, y a solo horas de la celebración del Primero de Mayo, fecha que en este país es fiesta, y compromiso, rememoremos lo que nos pidió Raúl con vista a esta efemérides del Proletariado Mundial: “Pocas jornadas nos separan del primero de mayo, Día Internacional de los trabajadores, ocasión que servirá para mostrar al mundo, con la entusiasta y masiva participación de los compatriotas a lo largo de todo el país, la unidad y el apoyo a los acuerdos adoptados por este Congreso y al rumbo socialista e independiente de la Patria.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario