Frases de José Martí.....La gratitud, como ciertas flores, no se da en la altura y mejor reverdece en la tierra buena de los humildes......Ayudar al que lo necesita no sólo es parte del deber, sino de la felicidad.....Buscamos la solidaridad no como un fin sino como un medio encaminado a lograr que nuestra América cumpla su misión universal.....Las verdades elementales caben en el ala de un colibrí.....El único autógrafo digno de un hombre es el que deja escrito con sus obras.....La palabra no es para encubrir la verdad, sino para decirla.....

miércoles, 23 de diciembre de 2015

Apetitos injerenCIAles de la CIA con Cuba y Venezuela



Por: Jorge Wejebe Cobo
Transcurría el 2005 y el recién nombrado director general de inteligencia de EUU, John Negroponte,-( uno de los directivo de la CIA vivo con más larga experiencia en acciones subversivas y de inteligencia adquiridas en las primeras operaciones sobre Cuba, durante la guerra de Vietnam, el golpe de estado contra el presidente Allende en 1973 , en la guerra en Centroamérica y Nicaragua en la década  de 1980,  y últimamente en Irak y Afganistán)- estableció la Misión Gerencial para Cuba-Venezuela, por ser un tema de interés para la seguridad nacional de Estados Unidos.

Era una época en que el proceso de integración latinoamericana se encontraba en su apogeo  bajo las iniciativas bolivarianas, liderado por el presidente venezolano Hugo Chávez  en alianza con Cuba, junto con los movimientos revolucionarios  y progresistas de Bolivia, Ecuador, Brasil y Argentina  por lo que  parecía que el continente según la terminología al uso de la comunidad de inteligencia estadounidense   se “escoraba  peligrosamente hacia la izquierda”.
En el  siglo XXI, la Isla renovaba sus desafíos a la estrategia de su poderoso vecino, ya no desde su soledad en la década de 1990, cuando la URSS y el campo socialista eran historia y parecía que en los próximos años el neoliberalismo sería la pauta dominante después del “fin de la historia” preconizado por el investigador y funcionario del Dpto. de Estado Francis Fukuyama, con más acierto mediático en el término que rigor científico en sus vaticinios.
Desde entonces Cuba y Venezuela aparecen en un doble blanco en la línea de fuego de EEUU bajo una misma “misión gerencial”
Además existía una tradición de asociar la sobrevida de la Revolución cubana, primero al apoyo soviético durante la Guerra Fría  y  a  Venezuela principalmente por su producción petrolera  que garantiza combustible a La Habana  a precios justos y  en concepto de intercambio por servicios.
Para John Negroponte y sus colaboradores la derrota del chavismo, adicionalmente significa  terminar con la nueva  fuente de apoyo económico  de la Isla para retrotraerla a una nueva  crisis  similar a la de los años de 1990 durante el “período especial”.
En un artículo de la investigadora Eva Golinger,EE.UU.: La emboscada contra Venezuela escrito antes la derrota del chavismo en las elecciones parlamentarios del 7 de diciembre de 2015,expresa :
“El primer encargado de esa misión gerencial para Cuba-Venezuela fue el veterano de la CIA Norman A. Bailey, un experto en las tácticas y estrategias de inteligencia durante la Guerra Fría. Pero Bailey solo duró un año, y a su salida confesó que la oficina estaba casi abandonada, sin recursos ni personal. No obstante, entró un nuevo encargado, Timothy Langford, con su carrera de más de 25 años en los servicios clandestinos de la CIA, para renovar la Misión Gerencial Cuba-Venezuela y activarla de nuevo.”
Según la investigadora también otro documento ultrasecreto, parcialmente desclasificado del año 2009, revela una estrategia de ese programa para “desarrollar análisis sobre transiciones de liderazgo”, haciendo referencia específica al Plan de Transición a la Democracia para Cuba, y las iniciativas para derrocar al Gobierno de Hugo Chávez en Venezuela
Precisa  “para el año 2011, la Misión Especial para Cuba-Venezuela aún existía, aunque la información sobre sus operaciones y actividades ha sido, desde entonces hasta hoy, totalmente secreta.”
Próximamente se arribara al primer aniversario de las declaraciones de los presidentes de Cuba  y los EEUU con que finalizó 18 meses de conversaciones secretas entre ambos países y se anunciaba el inminente restablecimiento de relaciones diplomáticas y la continuidad de los contactos para normalizar por completo los vínculos, incluyendo el pesado problema de bloqueo económico de EEUU sobre la Isla..
En este año se han dado pasos importantes en temas de interés bilateral con la apertura de las embajadas respectivas en La Habana y Washington  y se borró a Cuba de la lista de países patrocinadores del terrorismo y en consecuencia  han visitados La Habana decenas de figuras del establecimiento político, comerciantes, figuras de la cultura etc.
Este proceso además tiene un fuerte impacto mediático y en ocasiones aporta la errada imagen que con la apertura de ambas embajadas, el encuentro entre ambos presidentes el diferendo entre las dos naciones culminó de la noche a la mañana.
Sin embargo el bloqueo se mantiene inalterable en su parte esencial y más dañina, el financiero, la prohibición de viajar libremente a la Isla a ciudadanos norteamericanos, e inclusive en la reciente asamblea de las naciones Unidas , la administración estadounidense junto a su aliado Israel volvió a votar a favor de mantener estas acciones punitivas.
Mientras Venezuela la compañera de la Isla en la prioridad de la inteligencia estadounidense desde el ya  lejano 2005,  sufre una incrementada  guerra económica y subversiva que complementa los propios errores y deficiencias de la dirección revolucionaria y que a partir de la derrota de las elecciones parlamentarias del 7 de diciembre, multiplica los peligros de la Revolución bolivariana, para la izquierda en  todo el continente y adicionalmente podría tener fuerte impacto en las relaciones de colaboración entre Cuba y Venezuela.
Hay que tener muy en cuenta el peso que tuvo en esta circunstancia  la subversión y apoyo a la derecha por parte de la comunidad de inteligencia de EEUU que incluyó además el sistema empresarial privado que cubre buena parte de la distribución de los alimentos entre el pueblo y que en muchas ocasiones provocó el desabastecimiento y acaparamiento.
Además  los medios de prensa reaccionarios e  intactos y funcionando con completa libertad durante 13 años, muchos de ellos a pesar de haber apoyado el golpe de estado del 2002, fueron también parte de esa conspiración.
También la sociedad civil  venezolana al parecer fue un escenario relativamente fácil para el desempeño de todo el sistema de ONG, programas e instituciones fachadas de los servicios especiales estadounidenses y sus aliados, los que han sido denunciados sistemáticamente por la propia investigadora Eva Golinger y otros intelectuales en  libros y decenas de artículos en los últimos años.
Todo este complejo entramado de la suma de errores de los sectores revolucionarios y de resultados de los planes de desestabilización, es un evidente avance  hacia las viejas metas de la Misión Gerencial para Cuba-Venezuela del  2005.
Esta iniciativa a diferencia de la divulgación que tuvo en sus inicios, en los últimos años se le impuso una especie de  “apagón informativo” en cuanto a su estrategia original del programa  y  solo en ocasiones se hicieron referencias a  que la iniciativa estaba casi abandonada.

Si se sigue la rutina en el análisis presidido por  la corta memoria , parecería que los planes para Cuba y Venezuela diseñados en Washington  han tomado rumbos diferentes motivados también por disímiles circunstancias y  la Misión Gerencial para ambos países  es una  herencia   de la anterior administración derechista de George Bush y de utilidad solo para  el bet seller de las memorias  del viejo John Negroponte, y  que como se dicen en las viejas películas toda coincidencia  con  historias reales  es simple coincidencia.
No obstante  serán muchos los que frente a los hechos se convenzan de que no es preciso recurrir a ninguna teoría conspirativa para ver en la hipotética derrota de la Revolución venezolana, un complemento ideal a la nueva táctica aplicada contra la Isla por los seguidores de Negroponte y su magisterio, con el glamour del llamado” poder inteligente” de la influencia para lograr los mismos objetivos no alcanzados con la violencia durante más de medio siglo y diez administraciones estadounidenses.


No hay comentarios:

Publicar un comentario