Frases de José Martí.....La gratitud, como ciertas flores, no se da en la altura y mejor reverdece en la tierra buena de los humildes......Ayudar al que lo necesita no sólo es parte del deber, sino de la felicidad.....Buscamos la solidaridad no como un fin sino como un medio encaminado a lograr que nuestra América cumpla su misión universal.....Las verdades elementales caben en el ala de un colibrí.....El único autógrafo digno de un hombre es el que deja escrito con sus obras.....La palabra no es para encubrir la verdad, sino para decirla.....

Frases de Fidel

Frases de Fidel......Eso es lo que no pueden perdonarnos, que estemos ahí en sus narices ¡y que hayamos hecho una Revolución socialista en las propias narices de Estados Unidos.......El Partido es hoy el alma de la Revolución......Ser internacionalista es saldar nuestra propia deuda con la humanidad......Nunca nos dejaremos arrastrar por la vanidad y por la ambición, porque –como dijo nuestro Apóstol– “toda la gloria del mundo cabe en un grano de maíz......Una revolución solo puede ser hija de la cultura y de las ideas......Pronto seré ya como todos los demás. A todos nos llegará nuestro turno, pero quedarán las ideas de los comunistas cubanos

lunes, 2 de noviembre de 2015

John Kelly, asesino en Irak, verdugo en Guantánamo y difamador de Venezuela



Por: JEAN-GUY ALLARD 
– Guerra contra el terrorismo, lucha contra el narcotráfico, ayuda humanitaria, cooperación militar: todos los pretextos usados por el Comando Sur norteamericano para resforzar su presencia a lo largo del América Latina se cayeron de un solo golpe, cuando el General John Kelly, ante el Congreso de EEUU, agredió a la nación de Hugo Chávez al contribuir groseramente a la campaña internacional de desinformación contra Venezuela con mentiras entre las más violentas oídas en esta presunta “crisis”.


En una reciente intervención en el Congreso reportada repetidamente, con una evidente satisfacción, por la “Voz de América” (VOA), la radio de propaganda del gobierno norteamericano, Kelly fue hasta hablar del “abismo” frente el cual se encontraba la nación sudamericana. Insistió que Venezuela se hallaba al borde de una verdadera catástrofe “en términos económicos y de democracia”.

Con la complicidad de las agencias de prensa internacionales que retomaron sus declaraciones como palabra de Evangelio, y apoyándose sobre el pretendido  prestigio del uniforme de US Marine que viste, el veterano oficial,  alineó una larga serie de “observaciones” que, al analizarse con minucia, se revelan pura ciencia ficción para consumo de clientes de MacDonald’s.

Interrogado sobre la eventualidad de que EE.UU. imponga sanciones “a militares implicados en violaciones de derechos humanos en ese país” (sic), Kelly señaló que “mientras más se pueda restringir su libertad de movimiento o sus cuentas bancarias” más podría influirse en la manera en que ellos enfoquen el futuro de Venezuela.

VERDUGO EN JEFE DEL CAMPO DE GUANTANAMO

Mientras hablaba de derechos dumanos, el alto oficial del Pentágono omitió recordar que es el más alto responsable del campo de concentración de Guantánamo – en territorio cubano ocupado – la siniestra instalación donde se mantiene  presos en condiciones infra humanas desde años, torturando, llevando al suicidio, y últimamente, sometiendo a una alimentación forzada a decenas de “sospechosos” nunca condenados por un tribunal de justicia.

En sus numerosos recorridos – ampliamente publicizados por las distintas embajadas yanquis – en América Latina, John Kelly, no deja de elogiar la supuesta “misión” del Comando Sur que dirige. Constantemente repite ante prensa  que “la principal prioridad” de sus tropas es “la lucha contra el narcotráfico”, una tarea que se reveló en el curso de los años un inmenso fracaso en un continente donde la actividad criminal no deja de extenderse.

En varios países, subsidia cuerpos de policía represivos bajo pretextos humanitarios de ayuda a la reinserción social, distribuyendo equipos, vehículos de todos tipos y potentes armas cuando no recorre en nombre de la cooperación militar las naciones del continente más adquiridas donde exhibe o disimula su personal y sus instalaciones.
------------------------
SE RECORDARÁ DE ZORIAH  MILLER?

El pasado de John Kelly y su ascensión en la jerarquía militar imperial revela, sin embargo, a un hombre deprovisto de escrúpulos humanitarios lo que lo llevó a ejecutar las tareas más sangrientas en nombre del poder imperial.
Kelly fue oficial de combate en Bagdad y Tikrit en 2003 y luego en Fallouja in 2004 donde se “distinguió” por su eficiencia letal.

En 2009, Kelly alcanzó el tope de sus aventuras de asesino de élite cuando dirigió las operaciones de 25 000 soldados norteamericanos en Iraq en medio de amplias misiones de “limpieza” que dejaban sobre el terreno a decenas de víctimas civiles de todas las edades.

Un incidente confirma el carácter sucio de su trabajo de sicario jefe del Nobel de la Paz en el mundo árabe.

El 26 de junio de este año, Zoriah Miller, una fotógrafa freelance  tomó imágenes de marines muertos en un ataque suicidio y las puso en su sitio de Internet.

Informado, Kelly le hizo prohibir todo acceso a las zonas del territorio iraquí ocupadas por sus tropas y luego pidió al Pentágono que fuese excluída de todas las instalaciones militares norteamericanas en el mundo.
Recompensa por su fanatismo integral, Kelly se desempeñó a partir de 2011 como asesor militar superior en la Secretaría de Defensa antes de verse confiar el puesto de jefe del Comando Sur, responsable de la presencia militar norteamericana en América Latina y el Caribe, con base en Miami.

“LOS TENEMOS VIGILADOS”

Cuentista profesional además de matón uniformado, a Kelly le encanta su tarea propagandística  al referirse  a la supuesta “presencia iraní en Latinoamérica”, un plato que sus compatriotas – en sus rachas anti islámicas  – se tragan con delicia.

El general observa por supuesto a iraníes “especialmente en países como Venezuela” aunque confiesa que “no representan una amenaza real”.

“Pero los tenemos vigilados”, agrega con fervor en una cándida admisión del trabajo de injerencia y de espionaje desarrollado en territorio venezolano por su gente.

Kelly es el promotor del concepto descabellado de la presencia de  personas vinculadas con la milicia chií libanesa de Hizbulá que, naturalmente, actúan en Venezuela, Argentina, Brasil y “la frontera con Paraguay” (sic).
Cuando no se dedica a la injerencia,  Kelly disfruta en Coral Gables (Miami) de  una mansión llamada Casa Sur  que cuesta 160 000 dólares al año en alquiler y aún mucho  más en salarios del personal y abastecimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario