Frases de José Martí.....La gratitud, como ciertas flores, no se da en la altura y mejor reverdece en la tierra buena de los humildes......Ayudar al que lo necesita no sólo es parte del deber, sino de la felicidad.....Buscamos la solidaridad no como un fin sino como un medio encaminado a lograr que nuestra América cumpla su misión universal.....Las verdades elementales caben en el ala de un colibrí.....El único autógrafo digno de un hombre es el que deja escrito con sus obras.....La palabra no es para encubrir la verdad, sino para decirla.....

sábado, 3 de octubre de 2015

Israel, el portaaviones terrestre de EE.UU



Por: Patricio Montesinos  
No había leído ni escuchado una frase tan exacta sobre el régimen sionista como la expresada por el analista vasco Iñaki Gil, quien definió a Israel como el portaaviones terrestre de Estados Unidos en el Oriente Medio y en el mundo, que además posee más de 200 ojivas nucleares. 

El experto comentó en declaraciones a la cadena televisiva Telesur que no por gusto el Primer Ministro de Tel Aviv, Benjamín Netanyahu, reiteró en su reciente intervención ante la Asamblea General de la ONU que Washington sigue y seguirá siendo el principal aliado de su país, flagrante violador de todos los acuerdos internacionales de paz para Palestina. 
La retórica amenazante y guerrerista de Netanyahu en su discurso por el 70 aniversario de las Naciones Unidas confirmó que las autoridades sionistas hablan y actúan como un imperio, y son capaces de desafiar, si es necesario, a la propia Casa Blanca.

Cierto es que al mismo tiempo de ser el portaaviones terrestre norteamericano, Israel cuenta con un poderoso y multimillonario lobby judío en Estados Unidos, capaz de apretarle la garganta a cualquier gobierno de turno en Washington, Republicano o Demócrata, hasta estrangularlo. 
El premier de Tel Aviv juega sobre la mesa con esas dos cartas, y por ello ha tenido el beneplácito de sucesivos inquilinos de la Casa Blanca para masacrar a los palestinos, controlar el 83 ciento del agua de ese asediado pueblo, construir gigantescos muros y asentamientos judíos, y hacerse de 200 bombas nucleares, lo que resulta un peligro no solo para el Oriente Medio sino también para la humanidad. 
En la ONU, Netanyahu atacó verbalmente a Palestina, como lo hacen a diario con las armas sus militares en Gaza y Cisjordania, y embistió a Irán, considerado el mayor adversario de Israel en la región, pero crean, al que teme mucho a la vez. 
El jefe del régimen sionista fue más lejos aun al menospreciar a la ONU y a la comunidad internacional, en plena Asamblea General de esa organización universal, cuando afirmó que Tel Aviv hará lo que tenga que hacer para “defenderse” de todos, en un tono prepotente y con música de fondo de víctima y de victimario a la vez. 
Netanyahu desdeñó las reglas de la diplomacia y se burló, como invariablemente ha hecho Israel, de las normas que rigen la convivencia internacional, copiando a sus aliados estadounidenses y hasta superándolos con creces. 
Pruebas de sobra tiene ya la ONU y su Consejo de Seguridad para sancionar al Estado sionista, y crear una Misión de expertos que se encargue de su desarme nuclear, cuando la mayoría de los países claman porque declarar el uso o amenaza de armas de exterminio masivo, bajo cualquier circunstancia, como una violación del Derecho Internacional y un crimen de lesa humanidad. 
Evidencias suficientes se tienen de igual forma para sentar en el banquillo de los acusados y juzgar por crímenes de lesa humanidad al actual jefe del régimen israelí. 
¿Habrá que esperar que un perturbado como Netanyahu  ponga en riesgo la supervivencia humana si para “defenderse” de todos, como dijo en la ONU, utiliza sus ojivas nucleares? No se puede olvidar que ya una vez Israel pretendió emplearlas para “apoyar” al otrora régimen del Apartheid en Sudáfrica. 
Sin dudas, ello sería una gran irresponsabilidad de Naciones Unidas y de la mayoría de los dignatarios que abogaron por la Paz en el septuagésimo aniversario de la decana entidad mundial.      
PD Chapó para el analista vasco Iñaki Gil

No hay comentarios:

Publicar un comentario