Frases de José Martí.....La gratitud, como ciertas flores, no se da en la altura y mejor reverdece en la tierra buena de los humildes......Ayudar al que lo necesita no sólo es parte del deber, sino de la felicidad.....Buscamos la solidaridad no como un fin sino como un medio encaminado a lograr que nuestra América cumpla su misión universal.....Las verdades elementales caben en el ala de un colibrí.....El único autógrafo digno de un hombre es el que deja escrito con sus obras.....La palabra no es para encubrir la verdad, sino para decirla.....

viernes, 25 de septiembre de 2015

Habló Papa Francisco en la ONU



El Papa Francisco defendió con vehemencia la necesidad de contribuir a la defensa del medio ambiente, porque los “seres humanos somos parte de él.

En un esperado e histórico discurso ante la Asamblea General de la ONU, el Sumo Pontífice de la Iglesia Católica concluyó este viernes que cualquier daño al ambiente, por tanto, es un daño a la humanidad.

En ese sentido, el Obispo de Roma denunciò la banalidad y la ambición por el dinero, que hoy prevalece en muchas partes del Mundo, y que provoca exclusión econòmica y social y niega la fraternidad humana. Los más pobres, dijo, son los que màs sufren estos atentados por un  triple grave motivo: son descartados por la sociedad, son al mismo tiempo obligados a vivir del descarte y deben sufrir injustamente las consecuencias del abuso del ambiente.
Estos fenómenos conforman la hoy tan difundida e inconscientemente consolidada «cultura del descarte». Añadiò que un afán egoísta e ilimitado de poder y de bienestar material lleva tanto a abusar de los recursos materiales disponibles como a excluir a los débiles y con menos habilidades, ya sea por tener capacidades diferentes (discapacitados) o porque están privados de los conocimientos e instrumentos técnicos adecuados o poseen insuficiente capacidad de decisión política.
Lo dramático de toda esta situación de exclusión e inequidad, con sus claras consecuencias, me lleva junto a todo el pueblo cristiano y a tantos otros a tomar conciencia también de mi grave responsabilidad al respecto, por lo cual alzo mi voz, junto a la de todos aquellos que anhelan soluciones urgentes y efectivas, apuntó el Papa Francisco.
Al respecto afirmò que la adopción de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible en la Cumbre mundial que se inició este viernes, es una importante señal de esperanza. Confío también que la Conferencia de París (diciembre) sobre cambio climático logre acuerdos fundamentales y eficaces.
Dijo asimismo que la multiplicidad y complejidad de los problemas exige contar con instrumentos técnicos de medida. Esto, empero, comporta un doble peligro: limitarse al ejercicio burocrático de redactar largas enumeraciones de buenos propósitos –metas, objetivos e indicadores estadísticos–, o creer que una única solución teórica y apriorística dará respuesta a todos los desafíos.
Dijo Francisco en su aplaudido discurso ante unos 150 jefes de Estado que a los preteridos de la sociedad, hay que permitirles ser dignos actores de su propio destino. El desarrollo humano integral y el pleno ejercicio de la dignidad humana deben ser edificados y desplegados por cada uno, por cada familia, en comunión con los demás hombres y en una justa relación con todos los círculos en los que se desarrolla la socialidad humana –amigos, comunidades, aldeas y municipios, escuelas, empresas y sindicatos, provincias, naciones.
Se rifrirò seguidamente a las guerras, asveró que estas son la negación de todos los derechos y una dramática agresión al ambiente. Si se quiere un verdadero desarrollo humano integral para todos, se debe continuar incansablemente con la tarea de evitar la guerra entre las naciones y entre los pueblos.
Al respecto el primer Papa latinoamericano opinó que hay que empeñarse por un mundo sin armas nucleares, aplicando plenamente el Tratado de no proliferación, en la letra y en el espíritu, hacia una total prohibición de estos instrumentos. El reciente acuerdo sobre la cuestión nuclear en una región sensible de Asia y Oriente Medio es una prueba de las posibilidades de la buena voluntad política y del derecho, ejercitados con sinceridad, paciencia y constancia, apuntò.
En el mismo orden de ideas, denunció el fenómeno del narcotráfico, que por su propia dinámica va acompañado de la trata de personas, del lavado de activos, del tráfico de armas, de la explotación infantil y de otras formas de corrupción. Corrupción que ha penetrado los distintos niveles de la vida social, política, militar, artística y religiosa, generando, en muchos casos, una estructura paralela que pone en riesgo la credibilidad de nuestras instituciones.
Más adelante el Papa Francisco dijo que el tiempo presente invita a privilegiar acciones que generen dinamismos nuevos en la sociedad hasta que fructifiquen en importantes y positivos acontecimientos históricos No podemos permitirnos postergar «algunas agendas» para el futuro. El futuro nos pide decisiones críticas y globales de cara a los conflictos mundiales que aumentan el número de excluidos y necesitados.
Finalmente el màximo representante de la Iglesia Católica destacó lo que llamò la laudable construcción jurídica internacional de la Organización de las Naciones Unidas y de todas sus realizaciones, perfeccionable como cualquier otra obra humana
De esta forma, conluyó, estaremos salvaguardando el futuro, propòsito que será cada vez màs firme si los representantes de los Estados saben dejar de lado intereses sectoriales e ideologías, y buscar sinceramente el servicio del bien común
 RHC.cu

No hay comentarios:

Publicar un comentario