Frases de José Martí.....La gratitud, como ciertas flores, no se da en la altura y mejor reverdece en la tierra buena de los humildes......Ayudar al que lo necesita no sólo es parte del deber, sino de la felicidad.....Buscamos la solidaridad no como un fin sino como un medio encaminado a lograr que nuestra América cumpla su misión universal.....Las verdades elementales caben en el ala de un colibrí.....El único autógrafo digno de un hombre es el que deja escrito con sus obras.....La palabra no es para encubrir la verdad, sino para decirla.....

lunes, 20 de julio de 2015

Ondea la bandera de Cuba en Washington, EEUU



Por  Jorge Legañoa Alonso.
Luego de 54 años, seis meses y 17 días, la bandera de la estrella solitaria de la República de Cuba volvió a batir al viento en Washington luego de ser izada en el jardín de la casona que desde esta madrugada, ocupa oficialmente la embajada de la Isla.

Ante más de 700 invitados que se agolparon dentro del edificio para la ceremonia de apertura de la legación diplomática, y un mar de amigos y simpatizantes de la Revolución cubana en los alrededores, fueron entonadas las notas del Himno Nacional.

Con la presencia del ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez Parrilla, comenzó a las diez y 33 minutos de esta mañana la ceremonia que coincidentemente se realiza el día que ambos países, después de meses de conversaciones a puertas cerradas, restablecieron relaciones diplomáticas.
Entre los asistentes se puede observar a senadores y representantes del Congreso de este país, expertos de los llamados tanques pensantes, directivos de organizaciones no gubernamentales, empresarios y amigos solidarios con la Revolución.
En declaraciones a la prensa cubana que viajó a Estados Unidos para cubrir este momento histórico, el encargado de negocios de la embajada, José Ramón Cabañas, destacó el paso dado por las dos naciones este día y la importancia de mantener el clima de profesionalidad y respeto mostrado hasta el momento en los diálogos bilaterales.
Cabañas quien es la máxima figura del cuerpo diplomático de Cuba ante EE.UU., dijo que para la normalización de relaciones se abre una nueva etapa a partir de hoy, y para conseguir ese propósito señaló deben superarse obstáculos como el bloqueo, además de impulsar el trabajo en los temas de interés común “que son muchos y variados”.
El edificio de la calle 16 en Washington fue convertida en sede diplomática en 1923, en la época de la administración del entonces presidente cubano Alfredo Zayas y funcionó como misión diplomática hasta el 3 de enero de 1961, cuando Washington decidió romper relaciones con la Revolución.
La bandera cubana que ondea otra vez en esta capital es un símbolo de la nueva etapa que inauguraron los presidentes Raúl Castro y Barack Obama el pasado 17 de diciembre cuando anunciaron la intención de trabajar de conjunto para resolver problemas acumulados por más de cinco décadas de ruptura.
Eusebio Leal contó aquí la historia de otra bandera que horas antes de la apertura de la embajada vimos ya colocada en el segundo piso de la misión diplomática cubana y que por su estado de conservación no será izada en el jardín, sin embargo, su singularidad data del año 1961 cuando al romperse las relaciones diplomáticas, fue arriada del mástil y nunca más volvió a su sitio.
Habría sido bonito, trascendental que aquella bandera que el 3 de enero de 1961 se arrió aquí fuera ahora izada, pero su estado de conservación no lo permite, precisó Leal.
Reveló que fue rescatada por aquel al que le tocó bajarla, un anciano hoy, Héctor García Soto, bisnieto del Mayor General Vicente García y de Brígida Zaldívar, su esposa.
Él conservó la bandera, y en un viaje a Cuba, la penúltima vez, la llevó para donarla junto a otros objetos al Museo de Las Tunas, en esa tierra que significó tanto para su familia, apuntó el historiador.
Héctor, aunque ya no muy bien de salud, entre olvidos y deseos de contar la historia, narró poéticamente aquel día que bajó la bandera que nunca volvió a su sitio hasta hoy, dijo Leal.
Sé que será una gran satisfacción para Héctor, su familia y el pueblo de Las Tunas, que esa bandera esté aquí en Washington, concluyo Eusebio Leal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario