Frases de José Martí.....La gratitud, como ciertas flores, no se da en la altura y mejor reverdece en la tierra buena de los humildes......Ayudar al que lo necesita no sólo es parte del deber, sino de la felicidad.....Buscamos la solidaridad no como un fin sino como un medio encaminado a lograr que nuestra América cumpla su misión universal.....Las verdades elementales caben en el ala de un colibrí.....El único autógrafo digno de un hombre es el que deja escrito con sus obras.....La palabra no es para encubrir la verdad, sino para decirla.....

jueves, 30 de julio de 2015

La impunidad no tiene espacio en Cuba



Por: Luis Ernesto Ruiz Martínez

Unos pocos párrafos, algunas fotos y la publicación de un video, conformaron la “cobertura mediática” de un hecho de sangre ocurrido en la noche del pasado 18 de junio en Holguín, donde cuentan cómo murió un joven por el disparo del arma de un efectivo de la Policía Nacional Revolucionaria.

Lamentablemente, como ya es habitual en estos casos, son los llamados periodistas independientes los que asumen el papel de “corresponsales”, casi siempre bien alejados del buen accionar periodístico.
La prioridad es cumplir el “encargo” de los que satisfacen medianamente sus necesidades económicas, aunque para ello la mentira y la manipulación sean siempre protagonistas del texto.
Si bien es cierto que el hecho desafortunadamente ocurrió y que nadie tiene el derecho de privar de la vida a otro ser humano, me siento en el deber de aportar algunos elementos que he podido conocer en este último mes y que siguen ausentes en sus reportes.
Esos “periodistas independientes” no cuentan que Yosvani Ladrón de Guevara, el fallecido, y varios ciudadanos que lo acompañaban esa noche (como otras tantas, embriagados bajo la reacción que produce la unión entre el alcohol y las sustancias sicotrópicas), alteraron la tranquilidad del Reparto Harlem, apedrearon varias viviendas de los vecinos y lanzaron ofensas a quienes los enfrentaban.
Tampoco dicen que los combatientes de la Policía que acudieron al lugar por el reclamo de esos vecinos que sentían violada la tranquilidad de esa noche, fueron enfrentados brutalmente, apedreados y lesionados, al punto de que uno fue hospitalizado con peligro para su vida.
Sabemos muy bien que publicar esta parte de la historia no conviene a los que pagan esos articulillos que circulan frecuentemente por la web.
Fuentes cercanas a la familia confirman que Yosvani, a pesar de la juventud que tanto resaltan los “articuleros”, gozaba de una amplia hoja criminal que incluye hechos de robo con violencia e intimidación en las personas, alteraciones del orden, no trabajaba ni estudiaba y en ocasiones golpeaba a su mujer y su abuela, motivos por los que llegó a cumplir sanción de privación de libertad.
¿Por qué estos escritores de faltas ortográficas, incoherencias y sinsentidos no respetan el dolor de los familiares?
Al contrario, los han acosado constantemente buscando arrancar un criterio acusador contra el Estado Cubano, apoyados incluso por algunos “grupusculeros” que invadieron la funeraria intentando, en ese momento de dolor, incorporar seguidores, lo que es igual a aumentar las cuentas personales de sus cabecillas.
Ese día, algunos familiares tuvieron que expulsar a estos personajes del lugar donde daban el último adiós por pretender influenciarlos para, durante el sepelio, portar un cartel en contra del gobierno y las autoridades.
No dejo de preguntarme qué hubiera sucedido en otro lugar de este planeta si acciones semejantes se arremetieran contra la policía. Sobrados ejemplos vemos a diario por las noticias, no solamente las que nos publican en la televisión nacional, sino también las que vemos en internet. A diario surgen hechos de violencia policiaca y no se les da esa repercusión como la que sufre nuestro país cuando se defiende algún funcionario.
Los invito a que investiguen (para comenzar preguntando a la gente en la calle, donde casi siempre se sabe todo), la cantidad de hechos con uso de arma de fuego contra ciudadanos que han ocurrido en Cuba en los últimos cinco años. Con el resultado, comparen cuántos ocurren a la semana en los Estados Unidos y verán que los nuestros no son significativos.
Si hubo o no equivocaciones por parte de los policías actuantes aquel día, aspecto que no descarto pues todo ser humano es imperfecto, es algo que será investigado y abordado debidamente en el juicio que se celebrará por esta causa con la participación de los familiares de Yosvani (a quienes, reitero, se ha querido manipular).
Esperemos no se tenga que llegar nunca a medidas tan extremas para enfrentar nuestras indisciplinas sociales, pero debe quedar bien claro que en Cuba no hay espacio para la impunidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario