Frases de José Martí.....La gratitud, como ciertas flores, no se da en la altura y mejor reverdece en la tierra buena de los humildes......Ayudar al que lo necesita no sólo es parte del deber, sino de la felicidad.....Buscamos la solidaridad no como un fin sino como un medio encaminado a lograr que nuestra América cumpla su misión universal.....Las verdades elementales caben en el ala de un colibrí.....El único autógrafo digno de un hombre es el que deja escrito con sus obras.....La palabra no es para encubrir la verdad, sino para decirla.....

Frases de Fidel

Frases de Fidel......Eso es lo que no pueden perdonarnos, que estemos ahí en sus narices ¡y que hayamos hecho una Revolución socialista en las propias narices de Estados Unidos.......El Partido es hoy el alma de la Revolución......Ser internacionalista es saldar nuestra propia deuda con la humanidad......Nunca nos dejaremos arrastrar por la vanidad y por la ambición, porque –como dijo nuestro Apóstol– “toda la gloria del mundo cabe en un grano de maíz......Una revolución solo puede ser hija de la cultura y de las ideas......Pronto seré ya como todos los demás. A todos nos llegará nuestro turno, pero quedarán las ideas de los comunistas cubanos

jueves, 23 de abril de 2015

Papa Juan Pablo II lo sugirió, y Cuba lo cumplió



Por:  Patricio Montesinos  
Hace 17 años el fallecido papa Juan Pablo II visitó Cuba y sugirió entonces que la Isla caribeña se abriera al mundo, y el mundo se abriera a ella, lo cual ha sido cumplido por la mayor de las Antillas, como  siempre ha hecho a lo largo de su historia, cuando algo ha prometido.  

En aquel momento, los añejados y retorcidos adversarios de Cuba apostaban a que el viaje pastoral podría servir para hacer tambalear, o incluso dar al traste, con la Revolución iniciada en 1959 y comandada por su líder histórico Fidel Castro, pero una vez más tales alucinaciones terminaron en pesadillas. 

Juan Pablo II, a quien le adjudicaron el derrumbe del Socialismo en Polonia y en otras naciones de Europa del Este, se fue satisfecho de su estancia en el más grande archipiélago del Caribe, no solo en extensión, sino también en hospitalidad, dignidad, resistencia y solidaridad, como es reconocido por la comunidad internacional. 
Años después, en 2011, el exsecretario de Estado del Vaticano, Cardenal Tarcisio Bertone, escribió en un libro suyo que Fidel Castro fue el mandatario que mejor atendió y el que más se preparó para recibir al “bautizado” como el “papa viajero”.   
Las relaciones entre el Vaticano y Cuba se fueron intensificando, lo que abrió el sendero a una segunda visita de un Sumo Pontífice a la Isla, la de Benedicto XVI en 2012, encargada al presidente Raúl Castro, y exitosa también como la de Juan Pablo II, en 1998. 
Las autoridades de La Habana demostraron a sus huéspedes ilustres cuán abiertas siempre estuvieron al mundo, no obstante se aperturaron más, “sin pausas pero sin prisas”, y esclarecieron que eran otros los que permanecían cerrados a reconocer a la Revolución cubana. 
La historia se hizo cargo de patentizar la verdad de Cuba, la cual con su persistencia y ejemplo, además de la solidaridad y muestras de apoyo recibidas de todos los pueblos y de la inmensa mayoría de los gobiernos del mundo, hizo recapacitar a su vecino y poderoso enemigo, Estados Unidos.  
Washington parece haber entendido que por la vía de la fuerza y el bloqueo no rendirá nunca a los habitantes de la mayor de las Antillas, y que el dialogo de igual a igual es la única forma de poner fin a una prolongada confrontación entre dos países muy cercanos geográficamente.

En diciembre pasado, los máximos dignatarios, de Estados Unidos, Barack Obama, y de Cuba, Raúl Castro, anunciaron el inicio de negociaciones para la normalización de los vínculos bilaterales, a cuyo acontecimiento sin precedentes contribuyó el ahora papa argentino y latinoamericano Francisco. 
Raúl Castro agradeció los esfuerzos en ese sentido realizados por su Santidad Francisco, el tercer Sumo Pontífice que visitará la nación antillana en menos de 20 años, previo a un viaje pastoral a territorio norteamericano en septiembre venidero, según confirmó esta semana el Vaticano. 
En los últimos días por las redes sociales y medios alternativos circuló una información acerca de que Fidel Castro, en la década de los años 70, respondió a una interrogante de un periodista pronosticando que las relaciones entre Estados Unidos y Cuba se arreglarían cuando en la Casa Blanca hubiera un presidente negro, y en el Vaticano un papa latinoamericano. 
No tengo la confirmación de esas declaraciones, sin embargo todos sabemos que el líder histórico cubano tiene una marcada vista larga, y como dijo una vez el mandatario argelino Abdelaziz Bouteflika: “Fidel viaja al futuro, regresa y lo explica”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario