Frases de José Martí.....La gratitud, como ciertas flores, no se da en la altura y mejor reverdece en la tierra buena de los humildes......Ayudar al que lo necesita no sólo es parte del deber, sino de la felicidad.....Buscamos la solidaridad no como un fin sino como un medio encaminado a lograr que nuestra América cumpla su misión universal.....Las verdades elementales caben en el ala de un colibrí.....El único autógrafo digno de un hombre es el que deja escrito con sus obras.....La palabra no es para encubrir la verdad, sino para decirla.....

Frases de Fidel

Frases de Fidel......Eso es lo que no pueden perdonarnos, que estemos ahí en sus narices ¡y que hayamos hecho una Revolución socialista en las propias narices de Estados Unidos.......El Partido es hoy el alma de la Revolución......Ser internacionalista es saldar nuestra propia deuda con la humanidad......Nunca nos dejaremos arrastrar por la vanidad y por la ambición, porque –como dijo nuestro Apóstol– “toda la gloria del mundo cabe en un grano de maíz......Una revolución solo puede ser hija de la cultura y de las ideas......Pronto seré ya como todos los demás. A todos nos llegará nuestro turno, pero quedarán las ideas de los comunistas cubanos

jueves, 15 de enero de 2015

La vulgaridad de la prensa que ha matado a Fidel Castro cientos de veces



Por Ángel Bravo

La mafia de la extrema derecha de Miami sigue trasnochada desde el pasado 17 de diciembre porque no acepta que Cuba y Estados Unidos normalicen relaciones diplomáticas.

Como había sido previsto, los enemigos de Cuba, que ahora llaman comunista a Barack Obama, harían provocaciones, para obstaculizar el acuerdo entre ambos países. El primer intento fue el performance -nada artístico- de Bruguera el 30 de diciembre, que culminó –sin iniciar- en un rotundo fracaso. El “gran” evento fue publicitado groseramente desde Miami y Madrid, pero en Cuba a nadie le interesó. Las reacciones de los diarios dirigidos desde esas ciudades fueron chillidos y pataleos propios de desesperados y perdedores.


Inconformes con esa derrota, los enemigos de la paz, que viven a sus anchas de la contrarrevolución y temen el fin de su negocio, apostaron en días recientes, a crear zozobra -según ellos-, con la noticia de que Fidel había muerto. Las evidencias eran: llevaba mucho tiempo sin salir en público; no había vuelto a escribir sus reflexiones; no había recibido a los tres héroes;  no se había expresado sobre los acuerdos entre Cuba y Estados Unidos, y para el 56 aniversario de la Revolución, no había dicho nada. Conclusión: está muerto. Como puede verse, son gente que no puede vivir sin Fidel; su colosal figura los obsesiona.
La prensa comercial capitalista, cuya naturaleza es lucrar a cualquier precio, suele irrespetar la privacidad, la intimidad y la salud; juegan y manipulan las imágenes, y disfrutan haciendo escarnio de los hechos. En Cuba ese periodismo rancio, barato e inmoral no tiene cabida; aunque posean todo el dinero del mundo ellos no deciden nada en la Isla. Algunos titulares fueron: “¿Dónde está Fidel Castro?”, “Gobierno prohíbe el paso por la zona donde supuestamente estará la tumba de Fidel Castro”, “La Habana convoca una rueda de prensa en medio de rumores sobre la muerte de Fidel Castro” y “Esperando la carroza”.
Ahora que el mundo sabe que Fidel goza de salud, ¿acaso esa prensa vulgar admite su indecencia? Jamás. Si lo hiciera iría contra su naturaleza. Los ramplones que quisieron asustar al mundo, al ver la carta de Fidel a Maradona, terminaron asustados ellos mismos.
Ignoran los miserables, que desde un inicio Fidel ha hablado con coraje y humor de la muerte. En el libro Fidel por el mundo, Luis Báez cuenta que en abril de 1959, en su estancia en Nueva York le mostraron unos “titulares de prensa que anunciaban una conspiración para asesinarle, Fidel sonrió y comentó: “Eso no me preocupa. No viviré un día más allá del día de mi muerte”.
Fidel sigue siendo el ardiente profeta de la aurora del que habló el Che; temido por los opresores, pero amado por los pueblos pobres del mundo. Báez expresa ese sentimiento cuando narra en Así es Fidel, que en 1995 en La Habana Fidel dijo: “Mis ideas, mis principios jamás cambiarán. Me acompañarán hasta la muerte”. Y Báez le dijo: “Comandante, por favor, no hable de su muerte”. Fidel le respondió: “Luis, a mí no me preocupa morirme”. “Solo atiné a decirle: “Pero a nosotros sí. Sonrió  y echó a andar”.
La chusma sabe, que el Comandante desde hace muchos años ha pulverizado a todos sus enemigos; en el 2006 él mismo le recordó a Ignacio Ramonet en Cien horas con Fidel, que siempre será victorioso: “Que nuestros enemigos no se hagan ilusiones; yo muero mañana y mi influencia puede crecer. Una vez dije que el día que muera de verdad nadie lo iba a creer. Podía andar como el Cid Campeador, que ya muerto lo llevaban a caballo ganando batallas”.
Hoy esa prensa vulgar sufre sus propios delirios; el Comandante con su silencio, goza de tenerlos deprimidos, histéricos y furiosos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario