Frases de José Martí.....La gratitud, como ciertas flores, no se da en la altura y mejor reverdece en la tierra buena de los humildes......Ayudar al que lo necesita no sólo es parte del deber, sino de la felicidad.....Buscamos la solidaridad no como un fin sino como un medio encaminado a lograr que nuestra América cumpla su misión universal.....Las verdades elementales caben en el ala de un colibrí.....El único autógrafo digno de un hombre es el que deja escrito con sus obras.....La palabra no es para encubrir la verdad, sino para decirla.....

martes, 4 de junio de 2013

Mi crónica para Gerardo Hernández



El injusto encierro que llevas en cárceles de los Estados Unidos, por combatir acciones terroristas contra tu Patria,  te suma un calendario más separado de tus seres queridos, un día tan especial como hoy, cuando arribas a tus 48 primaveras.
Gerardo,  decirte que te FELICITAMOS está de más, pero la ocasión puede ser oportuna para expresar admiración, respeto y gratitud por tu entrega y las de tus hermanos, por el altruismo,  de sacrificarlo todo a cambio de protegernos de los envalentonados e inescrupulosos actos terroristas de la mafia anticubana radicada al Sur de la Florida.
En un juicio amañado y con una prensa hostil, pagada para mentir sobre el caso de los cinco  Gerardo te achacaron el más absurdo de todos los cargos: conspiración para cometer asesinato. Sin pruebas ni siquiera evidencias, fue hallado culpable al relacionarlo la Fiscalía con el derribo, el 24 de febrero de 1996, de dos avionetas de Hermanos al Rescate que violaron el espacio aéreo cubano.  

Hermano de millones de cubano, tu alegato aun resuena en las paredes de la inmunda sala,  donde injustamente fuiste condenado.


La Fiscalía considera, y así lo ha pedido, que debo pasar el resto de mi vida en una cárcel. Confío en que si no es en este, en algún otro nivel del sistema, la razón y la justicia prevalecerán por encima de los prejuicios políticos y los deseos de venganza y se comprenderá que no hemos hecho ningún daño a este país, que merezca semejante condena. Pero si así no fuera, me permitiría repetir las palabras de uno de los más grandes patriotas de esta nación, Nathan Hale, cuando dijo: "Solo lamento no tener más que una vida para entregar por mi patria".

Recibe, hermano, el saludo de millones de hombres y mujeres dignos que claman por tu liberación y la de Antonio, Fernando y Ramón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario