Frases de José Martí.....La gratitud, como ciertas flores, no se da en la altura y mejor reverdece en la tierra buena de los humildes......Ayudar al que lo necesita no sólo es parte del deber, sino de la felicidad.....Buscamos la solidaridad no como un fin sino como un medio encaminado a lograr que nuestra América cumpla su misión universal.....Las verdades elementales caben en el ala de un colibrí.....El único autógrafo digno de un hombre es el que deja escrito con sus obras.....La palabra no es para encubrir la verdad, sino para decirla.....

miércoles, 16 de enero de 2013

¿Y ahora quién priva a los cubanos para viajar?

Ahora se comprobará que a norteamericanos y europeos no les interesan los derechos de los cubanos sino la posibilidad de manipularlos.

Con razones y sin ellas, principalmente para defenderse de la manipulación de los procesos migratorios utilizados por Estados Unidos como arma política contra la Revolución, desde 1959 el gobierno cubano exigió a sus ciudadanos un “Permiso de Salida” para viajar al extranjero, poco después, en 1961 estableció la autorización de entrada para los nacionales que retornaban; en 1976 introdujo el concepto de “salida definitiva” y en 1987 la “Carta de Invitación”* y sucesivamente adoptó otras medidas que objetivamente limitaban ciertos derechos, incluso a quienes no deseaban emigrar, sino solamente viajar y regresa.

De ese modo, al estimulo de la emigración ilegal y a la manipulación norteamericana y contrarrevolucionaria de los viajes, se sumaron los ataques y las críticas a la Revolución por las medidas defensivas que justificadamente adoptaba a las cuales, la burocracia nativa añadió no pocos absurdos, entre ellos controles y cobros injustificados. De ese modo a la mala fe enemiga se agregó el descontento de personas en Cuba y se configuró un cuadro que mezcló críticas legítimas con estereotipos burdamente exagerados.       


Mientras esto ocurría, a lo largo de medio siglo por razones diversas pero sobre todo aludiendo la condición de “posible emigrante” o la de “funcionario del régimen”, sin que nadie lo aludiera ni lo denunciara, los gobiernos de Estados Unidos, Europa y algunos países latinoamericanos han negado sistemáticamente visas de entradas para los cubanos o han establecido para ellos exigencias adicionales.


Ahora de una parte todo cambio y, como los ciudadanos de casi todo el mundo, los cubanos podrán viajar adonde deseen y puedan hacerlo. Cuando lo hagan las autoridades isleñas le desearán buen viaje, buena estancia y al regreso les darán la bienvenida. Las facilidades son inmensas porque esas libertades les permiten aprovechar los privilegios de acogida promovidos por Estados Unidos y otros estados para cuyo disfrute se exigía una ruptura con el país.


En cualquier caso, todo aquello es ahora agua pasada. La rectificación llegó y aunque los encargados de la propaganda oficial se dan “un tiro en el pie” al insistir que se procura “regularizar los procesos migratorios” cuando en realidad se trata de restablecer las facilidades para viajar, internamente se han eliminado prácticamente todas las prohibiciones y trabas.


Así las cosas, ya los cubanos no necesitan permiso para viajar, la emigración no es “definitiva” y nadie viola su derecho a salir del país. Ahora bien: ¿Qué pasa con las autorizaciones de entrada? Será acaso que Estados Unidos y Europa que criticaban al gobierno cubano por exigir el “permiso de salida” se comportaran con generosidad ante los cubanos y serán liberales al otorgar visas de entrada en sus territorios.


Veinticuatro horas antes de la entrada en vigor del decreto normalizador de las facilidades para viajar (no necesariamente para emigrar) un funcionario del Consulado Español en La Habana me comentó: “Emigración nos ha pasado el petate. Los criollos que los presionaban en sus oficinas para obtener un permiso de salida ahora vendrán a por nosotros para que les otorguemos una visa…”


La película se invirtió: ¿Quién privará ahora a los cubanos del derecho a viajar? Era hora de emplazar a los que durante décadas representaron el papel de “buenos”. Ahora se comprobará que a norteamericanos y europeos no les interesan los derechos de los cubanos sino la posibilidad de manipularlos y, otra vez serán colocados antes sus inconsecuencias.


Tomado de Cubasí

2 comentarios:

  1. La política por aquí -el estado español- es un engaño mucho mayor que el que se pueda imaginar. Las palabras, tan importantes para la comunicación entre las personas, van perdiendo todo su significado, porque está condicionado a los intereses de los partidos y sus integrantes -sobre todo los próximos al poder-. Por eso, cualquier cosa que oigan sobre Cuba dicha por personas cercanas al poder sólo es expresión de la más pura hipocresía. ¡Viva Cuba!

    ResponderEliminar
  2. Según algunos medios españoles, cuando Cuba permitiera a los cubanos viajar se iban a quedar solos en la isla los hermanos Castro. Siguiendo esa "aplastante" lógica supongo que, a estas alturas, aquello será una isla desierta... Espero ansioso ver que se inventan ahora los medios fascistas.

    Mientras algunos se agolparán en el consulado español en busca de una visa (no necesariamente para emigrar) otros estamos buscándonosla para hacer el camino contrario (no necesariamente de vacaciones).

    ResponderEliminar