Frases de José Martí.....La gratitud, como ciertas flores, no se da en la altura y mejor reverdece en la tierra buena de los humildes......Ayudar al que lo necesita no sólo es parte del deber, sino de la felicidad.....Buscamos la solidaridad no como un fin sino como un medio encaminado a lograr que nuestra América cumpla su misión universal.....Las verdades elementales caben en el ala de un colibrí.....El único autógrafo digno de un hombre es el que deja escrito con sus obras.....La palabra no es para encubrir la verdad, sino para decirla.....

Frases de Fidel

Frases de Fidel......Eso es lo que no pueden perdonarnos, que estemos ahí en sus narices ¡y que hayamos hecho una Revolución socialista en las propias narices de Estados Unidos.......El Partido es hoy el alma de la Revolución......Ser internacionalista es saldar nuestra propia deuda con la humanidad......Nunca nos dejaremos arrastrar por la vanidad y por la ambición, porque –como dijo nuestro Apóstol– “toda la gloria del mundo cabe en un grano de maíz......Una revolución solo puede ser hija de la cultura y de las ideas......Pronto seré ya como todos los demás. A todos nos llegará nuestro turno, pero quedarán las ideas de los comunistas cubanos

viernes, 16 de marzo de 2012

Henrique Capriles: Candidato de los Gringos a la presidencia de Venezuela

¿Quién es el candidato de los yankis y de la derecha venezolana para los comicios presidenciales del próximo 7 de octubre?
Hace unos años la periodista Maripili Hernández, integrante del equipo de campaña que llevó a Hugo Chávez a su primera presidencia, nos develó en una entrevista (*) el misterio de esa conexión umbilical que existe entre el líder bolivariano y su pueblo: "Se conoce a Venezuela porque la ha zapateado centímetro a centímetro, conoce sus olores porque la ha olido, conoce su sabor porque ha probado la comida de sus mujeres humildes y ha sentido en su piel los mismos sufrimientos de la gente".
El candidato de los gringos.
Lo recordamos ahora, porque esa realidad sigue siendo el principal punto de contraste y ruptura con el candidato opositor que enfrentará el próximo 7 de octubre: Chávez, sin duda, está hecho del mismo barro de su pueblo; y su contendiente, Enrique Capriles Radonski (ECR), tiene el inobjetable pedigrí del oligarca nacido en cuna de oro, educado para no traicionar los intereses de su clase, del elegido de los grupos empresariales, que ahora usa el ardid de "conductor del autobús del progreso", para maquillar su pertenencia a una derecha radical, violenta y fascista.
Desde ahora y hasta octubre, afamados publicistas y asesores contratados por los grupos empresariales venezolanos —y secundados por la concertación mediática— se esmerarán en venderlo como una suerte de Robin Hood, de joven y vigoroso político que sepulta a los desprestigiados partidos políticos de la oligarquía venezolana, del mago que obra el milagro de borrar las diferencias entre "chavistas" y "escuálidos", porque "todos son iguales y "todos pueden ser millonarios"¼ Por suerte, existe la historia y la memoria para desmontar la falacia y la mitología.
PEDIGRÍ DE OLIGARCA
¿Quién es el verdadero ECR? El "humilde" candidato nació en el seno de dos familias poderosas: los Capriles (descendientes de holandeses), propietarios de un emporio mediático, industrial e inmobiliario a nivel nacional, dueños de la Cadena Capriles (que reúne a los medios de comunicación Últimas Noticias, El Mundo, Líder, Urbe, Urbe Bikini, Dominical, Multicolor, entre otras compañías); y los Radonski (provenientes de una familia ruso-polaca), que abrió su primera sala de cine en Puerto la Cruz en 1937 y hoy es dueña del Circuito Nacional de Exhibidores (Cinex), que reúne en una sola empresa a los principales cines del país.
Abril del 2002: Capriles Radonski salta el muro de la embajada cubana, para “dialogar” en representación de la horda gusano-fascista.
ECR, el vástago, comenzó a incursionar en la política en 1998. No hace falta explicar cómo el soporte familiar, con grandes inversiones en bancos y medios de comunicación, lo catapultaron a una alcaldía y una gobernación en el este rico y antichavista de Caracas. Su "heroico" currículo acumula varios procesos, pero la causa más grave data de abril del 2002, cuando el entonces alcalde de Baruta, la zona donde está la embajada de Cuba en Venezuela, no ejerció su autoridad frente a la horda fascista que asedió la delegación diplomática; pero sí participó en la ominosa detención del entonces ministro de Interior y Justicia, Ramón Rodríguez Chacín, a quien violaron todos sus derechos humanos y ciudadanos. Eran los días del golpe oligárquico de Pedro Carmona Estanga (El Breve), Fedecámaras y los gobiernos ingerencistas de Bush y Aznar.
VESTIDO DE CAPERUCITA ROJA...
Sobra razón a la colega Carmen Lara cuando insiste a sus compatriotas en que "ya Venezuela le dio a la humanidad la cuota de sangre que le correspondía, y ahora le toca dar su cuota de inteligencia, creatividad, coherencia, dedicación y amor para poder sostener al proceso bolivariano". Esa reflexión incluye la necesidad del olfato popular para no dejarse manipular, encantar o engañar ni por el falso discurso de ECR ni por la más envolvente de las campañas políticas.
Si algo le sobra al candidato de la oposición venezolana es pantalla: las chicas (TV) y las grandes (cines). Desde ellas, truco y photoshop mediante, ha venido asumiendo el rol del lobo disfrazado de caperucita. Recordemos aquella campaña electoral por la gobernación del estado de Miranda, cuando ECR se dio un "baño de pueblo", apareciendo en los carteles electorales abrazado con los negros y las negras a los que su clase tanto desprecia. Ahora, el lobo retoma la máscara y habla de concordia, progreso, igualdad y amor. No se sonroja para decir que es progresista, que quiere ser "como el Lula de los venezolanos" y posa desde la izquierda, mientras dice (dedos cruzados) que no privatizará PDVSA, que hará más eficientes las misiones sociales y que no perseguirá a los chavistas.
El disfraz de Caperucita Roja también le está sirviendo para una operación de limpieza e imagen a la oligarquía: presentar la victoria de ECR en las primarias opositoras como una derrota para AD y COPEI, los dos dinosaurios de la política tradicional venezolana. ¡Mucho cuidado con dar crédito a esa teoría! ECR, lejos de representar algo nuevo, es el resumen, la creación y la continuidad, en nuevo rostro, de esos desprestigiados partidos, que mal gobernaron, saquearon e hipotecaron el futuro del pueblo. Solo que ahora, la oligarquía pretende apropiarse de otros símbolos para confundir a los revolucionarios.
Hasta el 7 de octubre, sin duda alguna, veremos a ECR adorando a Bolívar, vistiendo alguna camisa roja, haciendo promesas falsas por los barrios, y hasta uno que otro guiño a los médicos venezolanos y cubanos que todos los días salvan vidas en los cerros, en las selvas y en los llanos del país.
HUELE A ESTRATEGIA GRINGA
Poco antes de lanzar su candidatura a las primarias de la oposición, ECR fue denunciado por Wikileaks como un colaborador de la embajada norteamericana en Caracas. También por esa fecha el ministro de Petróleo, Rafael Ramírez, declaró que el país contaba con reservas petroleras certificadas por 297 mil millones de barriles, marca que dejó en segundo lugar a Arabia Saudita y que permitió a Chávez asegurar que "Venezuela tiene petróleo para 200 años". Los gringos quieren ese petróleo y solo un "presidente" como ECR se lo pondría en bandeja de plata.
En esta ocasión el "consenso" entre los grupos económicos de poder y la diplomacia gringa ocurrió antes de las elecciones primarias de la oposición. Los asesores de ECR, obviamente, le han dado instrucciones fundamentales: ocultar todo vínculo con las transnacionales y distanciarse de los golpistas del 11 de abril; echarle tierra a su militancia en la secta Tradición, Familia y Propiedad, y en la dirección del partido fascista Primero Justicia; negar su responsabilidad en todo acto violento asociado a los golpistas y asumir oportunistamente algunas políticas del Gobierno bolivariano que gozan de aceptación en la población.
Por otra parte, los asesores tratan de mantenerlo alejado de lo que es su zona de muerte como candidato: la confrontación de ideas con el presidente Chávez. ECR ha repetido algo que está muy bien definido en el guion de su campaña: "Yo no me voy a desgastar en peleas estériles con Chávez". La verdad es que sabe que no podrá igualarse al conocimiento histórico y las sólidas ideas bolivarianas y revolucionarias de Chávez. Para disimular esa carencia insalvable, ECR seguirá manejando un discurso simbólico ajeno a la realidad nacional, repitiendo como loro que es el conductor del "autobús del progreso", una fábula enana ante un Chávez que se subió tres lustros antes que él a la locomotora de la Historia.
Con la campaña llega la hora de la verdad para ECR. ¿Cómo hará este exponente de los yuppies (young urban professionals) para demostrar que la familia de los Pedro Pérez que viven en el cerro de Petare es igual a la familia Zuluaga que vive en el Country Club? ¿Cómo le va a demostrar a la gente de los barrios que de ser presidente no va a reinstaurar en el país la "democracia" regida por la clase capitalista empresarial, servil a los gringos y explotadora del pueblo? ¿Quién le creerá el cuento de que no privatizará PDVSA, la empresa que hoy paga una incomparable inversión social en función del pueblo?
Yo creo que los asesores de ECR están metidos en un gran problema. Por eso andan tan desesperados poniéndole velas a la muerte y financiando a esos periodistas (de adentro y de afuera) que se han especializado en escribir sobre la salud de Chávez y llenan los telediarios y primeras planas con certificados de defunción cada semana. A esta altura ya han desembolsado muchísima plata y las cuentas no dan: la popularidad de Chávez sigue subiendo en las encuestas elaboradas por los dos bandos, y más que eso están las matemáticas electorales: el piso de la derecha ronda los cuatro millones de votos, muy por debajo de los 7,3 millones que captó Chávez en su reelección.
El 7 de octubre próximo volverá a ser un día histórico en Venezuela. El día del enfrentamiento entre el humilde y valeroso pueblo de Bolívar, con Chávez al frente, y la oligarquía consumista y pitiyanki, con Enrique Capriles Radonski al timón del "autobús del fracaso".
Tomado del Periódico Granma

No hay comentarios:

Publicar un comentario