Frases de José Martí.....La gratitud, como ciertas flores, no se da en la altura y mejor reverdece en la tierra buena de los humildes......Ayudar al que lo necesita no sólo es parte del deber, sino de la felicidad.....Buscamos la solidaridad no como un fin sino como un medio encaminado a lograr que nuestra América cumpla su misión universal.....Las verdades elementales caben en el ala de un colibrí.....El único autógrafo digno de un hombre es el que deja escrito con sus obras.....La palabra no es para encubrir la verdad, sino para decirla.....

martes, 27 de diciembre de 2011

Diálogo de fin de año con el padre ausente

Por estos días, cuando se nos escapa un año más, las horas nos llaman al recuento, a los sueños y las utopías.
La unidad entorno a la familia, a los seres queridos, amigos y compañeros se consolida, se reafirma.
Soy de esas personas, que como la inmensa mayoría de los cubanos disfruta de esas y otras bondades, sin embargo por esta época del año no pocas veces las lágrimas enmudecen el brillo de mis ojos, y es que hace ya tantos años a mi familia le falta un eslabón tan importante como papá. Hoy mi recuento será con él.
Han transcurrido los años, papá, y desde que te fuiste te he pensado a cada instante, te cuento que tu única niña, aquella que cada tarde sentabas en tus piernas de hombre rudo de campo para desandar sus trenzas, creció en la vida y la estatura.
Papá te fuiste tan temprano, pero esta niña creció gracias a ti, con el recuerdo de tu ejemplo, de trabajador, de ser humano, de hombre de bien, de ese tipo de persona que tendía la mano sin reparar si esa mano la iban a besar o a morder.
Papá, pero tu niña también creció gracias a aquella Revolución que viste triunfar en el enero victorioso de 1959, y que tanto aplaudiste en la Plaza de todos los cubanos, que le ha dado lo imprescindible y necesario para crecer.
Bueno te digo: fuiste testigo de mis primeros pasos, de la posibilidad de asistir a la escuela, sin que para ello te pidieran un céntimo, así la primaria y la secundaria, ahí te me fuiste, pero seguí pegada a los estudios, formé mi vida, mi familia…. Y si vieras mi fruto papá, que precioso joven de estos tiempos, creo que hasta se parece a ti, en los ojos, sus manos y su piel. Papá ya mi fruto transita por la universidad y aquella misma Revolución que viste triunfar sigue aquí, sin pedirme un céntimo para sus estudios, ya anda por fuertes procesos de cambios y cambios profundos, pero preservando sus más preciadas conquistas, que la consolidan y la reafirman como uno de los proyectos más humanos que hayan existido.
Papá se  va otro año y tu pequeña se ha multiplicado en miles y millones para levantar su copa y seguir adelante con Cuba y para Cuba, aunque todavía tu ausencia le siga enmudeciendo el brillo de sus ojos.

1 comentario:

  1. Me encanta ver tus entradas amiga! Puedo notar que la nostalgia navideña siempre nos toca a todos un poco, en Cuba, aquí y en otros lugares.
    Son días hermosos que nos llevan a sentir las ausencias de los que nos dieron grandes alegrías en estas fechas a pesar de que nosotros les debemos hermosas navidades a nuestros frutos! Tu padre estará muy orgulloso porque el vive en ti y en tu hermoso niño de ojos verdes!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar